Crónica de una muerte anunciada – Minion Capillita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Hola amig@s! Me podéis explicar, ¿qué está pasando? ¿qué estáis haciendo? ¿Veis normal que os estéis dando “ciriazos” entre vosotros a costa de las desgracias ajenas?

 

Una vez más, Sevilla vuelve a ser la tumba de la propia Sevilla. Una vez más, actuamos como alimañas y nos alimentamos de las desgracias ajenas. ¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Cuándo se va a acabar esta pugna irracional?

El último suceso disparatado ha sido el del robo de adornos de la extraordinaria de la Virgen de la Esperanza de las calles de Triana. Es cierto que hay mensajes absurdos que no tienen sentido. Mensajes que lejos de ensalzar a nuestra imagen echan por tierra a las demás, como exclamar que la Esperanza es la Reina y Madre Soberana de Triana cuando hay otras Dolorosas en el barrio. ¿Hay necesidad de generar una polémica entre nosotros mismos? Claro, luego llegan las represalias, que por supuesto no voy a defender. Pero cuando el egocentrismo y la soberbia aparecen en las hermandades, volvemos a sumergirnos en una espiral de piques y acciones dañinas que acaban convirtiendo hasta el acto más banal en una guerra civil.

Hoy quería hablaros, nuevamente, de las bandas. Y diréis, ¿a qué viene entonces lo de Triana? Porque el fondo es el mismo. Porque volvemos los cofrades a pisarnos, a ultrajarnos y a atacarnos entre nosotros mismos por tal de fastidiar al vecino.

El miércoles me llegaba la información de que la Agrupación Musical del Juncal iba a desaparecer. No me lo quería creer. Al margen de que el estilo de la banda me gustase o no, y de su calidad (en ciertos casos cuestionable), me dolía muchísimo pensar que otra formación musical de nuestra ciudad podía desaparecer. ¿Y sabéis qué es lo peor? Que Sevilla se mantiene impasible, como si nada…viendo que muere parte de su patrimonio musical y le causa indiferencia. Pero lo más cruel no es la indiferencia, sino la inquina leída por redes sociales a otros directores o componentes de bandas a los que les faltó hacer una extraordinaria para festejar que la llama de la música se apagaba en el Juncal. Por favor, ¿a dónde vamos a llegar?

Si nos estamos quejando constantemente de que las hermandades de Sevilla están recurriendo a bandas de fuera de la ciudad para que acompañen a sus pasos, ya sea por cambios infundados o por ceses de contrato, ¿cómo nos vamos a burlar y a atacar entre nosotros mismos? ¡Es absurdo! La guerra nunca puede ser de Sevilla contra la propia Sevilla, porque vamos a permitir que esto acabe muriendo y se convierta en un producto marketiano con el que algunos comercialicen y hagan tratos de favor. Algo que, por desgracia, ya está sucediendo, aunque no se lo crean.

¡Seamos claros de una vez! La Agrupación del Juncal no desaparece ni por su falta de calidad, ni por peleas internas en la banda…desaparece porque en esta ciudad nadie les ha dado el lugar que merecen, ni siquiera su propia hermandad. Dirán que su hermandad les ha dado tocar tras el paso en detrimento de la Cruz Roja, cierto. Pero, ¿eso qué les aporta? ¿Acaso se ensaya 365 días para tocar tras una gloria? No es normal que se apueste por “bandas de moda”. No es normal que solo se busque la notoriedad. No es normal que se piense que lo de fuera es mejor que lo de dentro. No es normal que tachemos a una banda de que “no tiene nivel”. No es normal que se lleguen a mofar de chavales, que se han mojado y han sudado lo más grande. No es normal que una banda de nuestra ciudad sea tratada así.

La Banda del Juncal desparece porque nadie les ha dado la oportunidad de tocar tras un paso en Sevilla. ¿Son muy malos? Quizás usted piense eso, y puede que lleve razón, o no. Pero si tan malos son, ¿por qué nadie les respalda o apuesta por su proyecto para hacerlos mejorar? Esta banda ha subsistido gracias al Consejo de Bandas, a las Asociaciones que han confiado en ella y a Alejandro Blanco, un “friki” (en el buen sentido de la palabra) de esto de la música. A la hora de la verdad, esta ciudad que paga con la moneda de la discordia y la indiferencia solo le ha brindado una cruz de guía el Lunes Santo y otra el Domingo de Resurrección, y teniendo estos chavales que casi mendigar por ellas. Quizás la puntilla ha sido que por el Tiro de Línea han preferido mirar a Jaén antes que a su cruz de guía.

Ahora bien. Y voy a ser claro. Hay muchas hermandades a las que les ha interesado más contratar a la Agrupación Musical de la Esperanza de Fratérnitas antes que al Juncal, y no me digan que la primera suena mejor que la segunda. No quiero minusvalorar a Fratérnitas, ni mucho menos. Pero hoy en día las hermandades se mueven por la notoriedad y por quedar bien ante Palacio, y se contrata a Fratérnitas porque queda bien de cara a los demás decir: “Yo apuesto por los chavales de las Tres Mil”. ¡Hombre por favor!

Luego es curioso que nuestras hermandades abusan y mucho de las bandas. Les ponen condiciones abusivas, que a veces llegan a ser amenazantes, ya que si las rechazan se van a buscar a una banda de fuera que viene por la mitad de su valor por tal de tocar en la Semana Santa de Sevilla, esa que dicen que es la mejor del mundo y que yo ya, a día de hoy, me cuestiono. A la Banda del Sol no le damos nada, al Juncal ni la hora y a Triana la echamos. Pero cuidado, voy a apostar por una banda de Cádiz, Granada o Jaén para que me atraiga a público de fuera que venga dicho día solo a ver a mi hermandad. Consigo a una banda que…suena bien…pero yo quedo como un rey porque me estoy ahorrando unos euros y a parte consigo que el nombre de mi corporación se venda fuera de Sevilla. ¡Es vergonzoso!

Al Cautivo de Santa Genoveva, al Escuadrón de la Paz y a otras que van a llegar (os lo aseguro) las estamos matando entre todos. Estamos abriendo las puertas a la inmmigración y estamos echando a nuestra gente, no a otras ciudades, sino directamente al paredón. Es una pena. No sabemos la de sentimientos, historias y horas que hay detrás de una noticia como la desaparición de una banda. No pierde el Juncal, perdemos todos.

¡No te entiendo Sevilla! Por lo menos, tengan respeto y deferencia y levanten ahora la cabeza. Sean coherentes y den el pésame a la Banda del Juncal, porque la hemos matado entre todos.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s