Esta no es mi Semana Santa – Minion Capillita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Hola amig@s! He sobrevivido gracias a mi escueto tamaño y a mi habilidad para esconderme, pero ayer casi soy arrastrado por una multitud ingrata. 

 

Ojalá fuese capaz de descubrir hasta dónde va a llegar esto. Ojalá tuviese la puerta mágica de Doraemon y pudiese transportarme en el tiempo para ver cómo es la Semana Santa dentro de diez años, no me hacen falta más. Ojalá…

Hay veces que me siento raro, fuera de lugar e incluso anticuado. Todo está masificado. Antes ibas a ver las procesiones de glorias y éramos cuatro gatos, de hecho, siempre los mismos gatos. De vez en cuando se colaba uno callejero o uno que se había extraviado y había llegado allí por casualidad, pero al fin y al cabo, nos conocíamos todos. Era un ambiente familiar, tranquilo, distendido y sin bullas. Por fortuna, todavía sigue existiendo ese ambiente (aunque menos) en la gran mayoría de las glorias. Quizás quitando la Reina de Todos los Santos, el Amparo, el Rosario de la Macarena y la Pastora de Triana…podemos decir que a las glorias no ha llegado aún la masa.

Y ahora vosotros os preguntaréis, ¿eso es malo? ¿es malo que vaya la gente a ver a María? ¡Por supuesto que no! El problema, queridos amigos, es la calidad…el nivel del público que acude como testigo a dichas procesiones. Personas que a veces no saben ni qué están viendo, ni por dónde pasa, ni cómo es la cara del Santo o la Virgen de turno. Ellos solo buscan la diversión. Por supuesto que las cofradías son un deleite…una diversión…un placer para los cinco sentidos para los que las vivimos los 365 días del año…pero todo tiene un límite y ese límite se llama cordura.

Cordura que no existe en procesiones como la de Madre de Dios del Rosario de Triana, que no existía en el Rosario de las Aguas ni existe en la Divina Enfermera. Curiosamente, todas las citadas, comparten que llevan a la Banda de las Tres Caídas de Triana abriendo paso. ¡Ojo! Es un auténtico privilegio y una maravilla poder escuchar a esta banda en la calle, pero yo creo que las hermandades deberían cuestionarse precisamente eso. El Miércoles Santo, la gran mayoría de las personas que acuden a ver a la Hermandad de la Lanzada lo hacen para disfrutar del misterio (o al menos eso quiero pensar), pero lo que yo viví ayer sábado fue una auténtica vergüenza.

No sé si calificarlo de vergüenza o de pena. Acabo de ver a la Virgen de la Cabeza en Santa Ángela de la Cruz y me dispongo a buscar por San Juan de la Palma a la Divina Enfermera [que dicho sea de paso esa zona ayer era una carrera oficial letífica]. En fin…¿cuál es mi sorpresa? Una cantidad de público increíble esperando en el Espíritu Santo a la cofradía. ¿Están por el momento emotivo en el convento? ¿Están porque les gusta la zona? ¿Están por las cervecitas del Bar Dueñas? ¡No! Están porque ese es el punto en el que se marcha San Juan Evangelista y entra Tres Caídas.

Una vergüenza. Personas cargadas con snacks y bebidas incluso para poder aguantar las poco menos de tres horas que iban a estar “peregrinando” delante del banderín trianero. Fue incorporarse Triana y se formó un revuelo increíble. Digo revuelo por no decir tsunami, pues se fue incrementando la hilera de personas cangrejeras delante hasta tal punto en que había más gente que en el cortejo del Heraldo Real el 4 de enero. Aunque los hay de todos los perfiles, he de decir, que en su gran mayoría son personas jóvenes. Personas que no saben ni lo que van a ver, personas que llevan ocho baterías portátiles para grabar hasta el paso de tambor de esta banda.

Y ahora ustedes dirán. ¿Acaso es malo que los jóvenes se acerquen a las hermandades a través de la música? ¿Acaso están haciendo algo malo? ¡Por supuesto que no! ¡Bendita música! El problema es que esas personas no saben realmente el valor de lo que están haciendo. No saben que están contribuyendo a desvirtuare la Semana Santa. No saben que son el futuro. No saben que lo que ellos hagan serán lo que enseñen a las nuevas generaciones. ¿Cómo puedes ponerte tres horas delante de un banderín…algunos a metros…dada la masa humana…y no saber ni lo que va detrás?

En el Pozo Santo me sentí hasta agobiado. La masa que llevaba delante no era normal. Un jaleo impresionante- Una nube de flashes descomunal y una conducta lejos de lo que debe ser un cortejo procesional. ¿A dónde vamos a llegar? ¡La hermandad debe evitar esto! ¡La hermandad…las hermandades deben intentar que las personas conozcan a sus titulares, no que se aprovechen de su contrato para escuchar a una banda y luego el porcentaje de público se reduzca en un 60% (y me quedo corto) al paso de la Virgen!

Si no me creen…vayan este viernes 12 de octubre a la procesión de Madre de Dios del Rosario. Verán como delante de aquella cruz parroquial se concentra la cumbre del frikismo…y seamos claros…hasta del “canorreo”.

Por eso me indigna que estemos contratando para la Semana Santa a “bandas de masas”. Tenemos la mejor Semana Santa del mundo, o eso dicen (yo ya me lo cuestiono cada día más), y deben venir las mejores bandas. ¡Perfecto! Pero seamos sensatos y claros, ustedes no buscan eso, ustedes buscan notoriedad. Ustedes buscan que vengan catorce autobuses llenos de frikis para escuchar una banda, y ya de rebote, si ven a mi Cristo…¡pues eso que me llevo!

A todos nos gusta escuchar una buena marcha o una buena banda, pero todo debe tener su cordura. La sociedad de hoy no está sabiendo actuar. Está desvirtuando el sentido de nuestra Semana Santa y no sé a donde vamos a llegar. Nada más que esos que van con bolsas llenas de Tijuanas, Chetos y Monsters delante del banderín, al menos tres de cada diez, se quedasen a ver a la Virgen….ya se estaría consiguiendo el efecto verdadero…¡Disfrutar de la música, pero respetando donde estamos y lo verdaderamente importante!

Pero bueno…estamos viviendo en la cresta de la ola, en sacar los pies del tiesto y en cargarnos la Semana Santa poco a poco. ¡Que conste…a mí me encanta Tres Caídas! Pero aclarar…yo salgo a ver pasos, no a hacer romería, en medio de una bulla, delante de un banderín. ¿Los pasos salen para eso? ¿Esto es evangelizar? ¿Esto es la Sevilla Cofrade?

Lo siento, estaré tremendamente equivocado para muchos de ustedes. Pero me reitero en lo dicho, ¡esta no es mi Semana Santa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s