El exceso destruye la Semana Santa – Minion Capillita

Hola amig@s. ¿Qué tal el paseo por el centro? ¿Os llama algo la atención? Yo por si acaso lo estoy dejando todo atado y bien atado, pues me veo que en pocos años llevar el capirote en Sevilla va a acabar siendo cosa de cuatro locos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bien sabéis que no tengo que venir yo aquí para contaros la realidad, para exponeros la situación, para deciros lo que ya sabéis…que entre todos estamos destruyendo la Semana Santa. Pido por favor que no se mire exclusivamente a los de siempre, a los cofrades de a pie, a los periodistas y a las asociaciones que todavía algunos llaman “piratas”. La primera que se está cargando la Semana Santa es la curia…sí, sí…la Iglesia está contribuyendo a que se esté formando un circo y se esté perdiendo por completo el sentido común en el mundo cofrade. Sobre el papel se venden como la Inquisición y en la realidad solo juzgan lo que interesa y a quién interesa. La eterna doble vara de medir de “a Dios rogando y con el mazo dando”. A ti te prohíbo que saques al Cristo, pero a la otra le permito tres salidas extraordinarias”. “En esta hermandad hay irregularidades, pero mira para otro lado”.

Aprovecho esta introducción para hablar de lo que nos compete, de la locura que se está formando con motivo de la salida extraordinaria de la Esperanza de Triana. A todos los cofrades nos parece genial que salga la Virgen, pues seis siglos de historia no se cumplen todos los días. Ahora bien…¿por qué se le está permitiendo a esta hermandad un exceso que roza lo descabellado?

Que la coronación de la Victoria Cigarrera haya sido antes nos ha venido mal, pues nos ha malacostumbrado. A la mesura, el rigor, la sobriedad y la elegancia le sustituyen otras técnicas, menos ortodoxas, que sacan una vez más los pies del tiesto en las cofradías. Con esto vengo a decir, que el arzobispado vuelve a ser irracional, ilógico e injusto al tolerar que una hermandad haga hasta tres salidas extraordinarias en menos de un mes y medio. Tres salidas sin límites, sin control, sin horarios…tres salidas a cual más extraordinaria.

Entonces yo me pregunto, ¿es necesario ésto? ¿Por qué un rosario (o traslado, llámenlo como quieran) hasta el Barrio León y acumulando horas de retraso? ¿Por qué un traslado a la Catedral? ¿Por qué ese traslado con bandas? ¿Por qué ese traslado? Y como esto…miles de preguntas más que me vienen a la cabeza. Me reitero, sí veo justificada la salida extraordinaria por los seis siglos de esperanza. No veo justificada la salida extraordinaria al modo “a ver quién da más”.

Ha habido hermandades que han salido por una efeméride similar, póngase los casos de Montesión y las Cigarreras (por sus 450 aniversario) y las procesiones han sido por donde debían ser…por su feligresía. Ahora yo me pregunto, si las Normas Diocesanas eran tan estrictas que a las hermandades de glorias se las mira con lupa, ¿por qué ahora otra hermandad puede hacer el recorrido que quiera? Un recorrido, que dicho sea de paso, es más una Madrugá que una salida extraordinaria.

No lo entiendo. Perdónenme, pero no lo entiendo. Otro capítulo aparte merecen las banderolas que están por toda la ciudad, no solo por Triana. Un estilo poco sevillano, más bien cantillanero, que se sale de lo que debe ser el culto religioso popular y se convierte en un pique ilógico, pues son muchos los cofrades de Triana que ya se están mostrando molestos al leer ciertas frases. ¿Y por qué no piensan en los que no son cofrades? En Hernando Colón ya, y faltan cinco días, hay una banderola inmensa dedicada a la Esperanza. Cualquiera que vea el atrezzo de esta función se piensa que es una coronación, en lugar de una salida extraordinaria. Son textos sin sentido, pues recuerdo que el aniversario es de la hermandad, no de la Virgen. No me vengan ahora a decirme que la Virgen es la hermandad, porque no cuela. Las banderolas son dignas de una coronación. ¡Otra vez sacando los pies del tiesto!

Y con los horarios, ¿qué hacemos? No se ha publicado ni un solo horario de ninguno de los dos traslados, salvo el horario de salida. ¿Qué se pretende con ello, que la Virgen vuelva a Pureza el domingo 4 de noviembre con la luz del alba? ¿Por qué tenemos que hacer así las cosas? Por favor, no me digan ahora que la Virgen estará en la calle hasta que Sevilla quiera, porque con lo que se quiere a María en esta ciudad se la tendría siempre en las calles…no me sean demagogos y místicos y seamos serios.

¿Acaso se han parado a pensar que en un mes y medio van a salir tres palios a la calle de forma extraordinaria (aunque la lluvia impidió la salida de los Dolores del Cerro? ¿Se han parado a pensar que ya el año que viene tendremos tres pasos en la calle (los Negritos, la Sed y San Benito)? Miedo me da, porque lo extraordinario se está volviendo ordinario y se está perdiendo la esencia de todo.

Por las redes sociales estoy hastiado de leer que hay muchos pasos en la calle, pero siempre se echan las culpas a las mismas…las hermandades de gloria y las asociaciones cofrades (que he de decir que son las mismas desde hace ya varios años). ¿Qué pasa, que las de penitencia pueden hacer lo que quieran? Ya no es cuestión de discernir entre hermandades de primera y segunda división, que se hace, pues aún recuerdo la negativa de salida extraordinaria de las Siete Palabras. Se trata de saber ver la paja en nuestro ojo y no en el del prójimo. ¡Por Dios, nos estamos cargando la Semana Santa! ¡Dejen de sacar pasos por sacar a la calle y dejen de tensar la cuerda!

¿Es necesario que la Esperanza haga dos extraordinarias? No me digan que son dos traslados ni una sola extraordinaria, porque no se lo compro. Son dos procesiones. ¿Por qué no salir un único día, una tarde, por su barrio? Estamos tensando la cuerda, estamos rozando el límite, estamos cansando a las generaciones de cofrades y va a llegar el momento en que la cresta de la ola se parta y caigamos en picado. No quiero ni imaginarlo, pero tanto pasito a la calle va a acabar con un declive tremendo y con una Semana Santa con menos público en las calles porque todo el año hay lo mismo.

No me llamen demagogo. No me digan que luego seré de los que vaya a ver a la Esperanza, pues por supuesto que estaré disfrutando de Ella. También me gustan otras cosas y no por ello las puedo ver todo el año y sin límites. La demagogia no tiene cabida cuando se actúa de forma irracional. Defiendan la Semana Santa. Confío en que el nuevo Pastor ponga orden a esta algarabía porque no sé a dónde vamos a llegar. El exceso desmesurado, sin que lo aprecien, está destruyendo la Semana Santa.

Tiempo al tiempo…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s