Lo del Martes Santo es de cachondeo – Minion Capillita

¡Hola amig@s! ¿Estáis viendo lo del Martes Santo? Se han emitido más cartas en tres días que en tres años. Yo veo una falta de madurez, empatía, sentido común y colaboración con el prójimo en todo momento. ¡Se están  sacando los pies del tiesto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya es que no puedo evitar hablar en un tono distendido y afable. No puedo evitar mostrar mi más profunda indignación ante la situación que estamos soportando los cofrades. Se está generando una batalla dialéctica, con la religión como escudo, entre una institución que ha perdido todo su fundamento y con un clima muy conservador renovado (el Consejo) frente a ocho corporaciones que se han unido para solventar los problemas, pero que también han cometido el error de olvidarse de que son iglesia y no pueden entrar en este tipo de polémicas.

Hasta el arzobispado ha tenido que media. ¿A dónde vamos a llegar? El Consejo no ha parado de demostrar, a raíz de sus últimas acciones, una profunda incompetencia. Y no es cuestión únicamente del actual presidente, Francisco Vélez, sino que viene desde Joaquín Sainz de la Maza.

No lograron solucionar la Madrugá y no impusieron nada, sino que fue José Antonio Fernández Cabrero (hermano mayor de la Macarena) quién puso sobre la mesa la solución de la Alfalfa. ¿Por qué ahora el Consejo sí quiere intentar demostrar que lleva los pantalones y frenar el movimiento de unión de los hermanos mayores del Martes Santo? ¿A caso están demostrando que existen hermandades y jornadas de primera y segunda división?

No entiendo ese impedimento acérrimo a que las hermandades se unan y busquen una solución. Yo les seré sincero, el Martes Santo a la inversa no es santo de mi devoción, pero es que han conseguido ocho hermandades (cada una de su padre y de su madre) ponerse de acuerdo para solventar una jornada con problemas de horarios, seguridad y logística. Digo yo que si ahora los señores de la calle San Gregorio vienen prohibiendo lo acordado en 2018, será para poner una solución viable sobre la mesa. Y por viable no me refiero al Martes Santo de 2017.

Estoy cansado de que nadie se moje. Estoy cansado de lo políticamente correcto. Quien quiera peces que se moje los bajos, pero lo que no puede ser es que ocho señores se mojan y ahora viene el matón de turno y les calla la boca y les dice que eso que han decidido no vale. ¿Por qué no vale? Que la carrera oficial debe hacerse siempre en un sentido, vale. Pero ponga usted una solución sobre la mesa, y no eche balones fuera a ochenta escasos días del Domingo de Ramos.

Y lo peor es que se está creando una guerra que no beneficia en absoluto ni a hermandades ni al Consejo, y ni mucho menos a Sevilla. Se está demostrando que el artículo que publicó la señora consejera de igualdad, Rocío Ruíz, en 2013, no iba tan mal encaminado. Les estamos llenando de argumentos a esa calaña que considera que nos gusta mucho el postureo y que somos intransigentes. No se puede estar a Dios rogando y con el mazo dando. Puedes negarte a las cosas, pero buscar soluciones viables. Cuando Palacio se mete por medio y se intenta imponer algo, mal vamos. Y eso ha pasado, que al final las hermandades están rebelándose y se niegan a reconocer el poder del Consejo, ¡y con razón, digo yo!

No puede ser que en octubre el Consejo diga que no da tiempo de modificar el Domingo de Ramos y ahora en febrero diga que se niega al Martes Santo del 2018. La carta del Consejo flaquea en cada una de sus siete páginas, mostrando un tono dictatorial e irracional. Repito, no seré yo quien defienda el Martes Santo a la inversa, pero para ofrecer soluciones viables hay que ponerlas en la mesa, dialogar y conseguir el concilio con el resto de corporaciones, porque eso de imponer…no funciona. No sé como la junta de Paco Vélez va a lograr que ningún palio entre más de las 2.30h, dando además más tiempo de paso a las cofradías. Pero la actitud no es la más indicada.

¡Déjense de cartas, de amenazas y de marear la perdiz! Se demuestra que la Semana Santa de Sevilla es un negocio, una vez más, usado en beneficio de los pudientes que son los que actúan sin importarles lo que opinen los actores de esta función, en este caso, las ocho hermandades del Martes Santo. La cordura se perdió ya hace bastante tiempo, desde la campaña electoral del actual Consejo, pero espero que todo al final vuelva a su cauce.

Ahora parece ser que con la propuesta puesta sobre la mesa por parte del Consejo, tras la reunión del pasado jueves, quizás las posturas se acerquen, pues es un informe muy detallado y aparentemente conciliador para todas las partes. Se varía el orden de paso, se ofrece más tiempo y se suprime el paso a la inversa por la carrera oficial. Ahora bien, ¿es lícita para las corporaciones del día?

Antes de finalizar, quería exponeros cuál sería mi orden ideal para el Martes Santo, comenzando la carrera oficial en la Campana y finalizándola en la Catedral.

  1. El Cerro.
  2. San Esteban
  3. Los Estudiantes
  4. San Benito
  5. Dulce Nombre
  6. Candelaria
  7. Los Javieres
  8. Santa Cruz.

¡Que Dios reparta suerte y cordura!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s