Con la Iglesia hemos topado – Minion Capillita

¡Hola amig@s! Seré claro y directo, ¡Palacio se ha equivocado! ¿En pleno siglo XXI y tiene la Iglesia que venir imponiendo cosas? ¿Acaso sabe la Iglesia cómo debe gestionarse una estación de penitencia? ¿Acaso la autoridad eclesiástica hace un recorrido de doce horas? ¿Acaso el Consejo está más cualificado que los hermanos mayores de la jornada?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muchos de ustedes me tacharán de fariseo o habrán dicho como respuesta “sí” a todas y cada una de las preguntas que he formulado anteriormente arriba. A mí el capirote cada vez me aprieta más y, si os soy sincero, se me quitan las ganas este año de hacer mi estación de penitencia. Las hermandades del Martes Santo han sido calificadas de todo en los últimos días, siendo lo más cariñoso que se las ha llamado “egoístas”.

Lo que no se puede tolerar es que haya “periodistas” (porque aunque tengan el título no merecen presumir de dicha profesión) que defiendan al Consejo por encima de todas las cosas y que para ello, aprovechen su posición para atacar a las hermandades. ¿Qué fácil es posicionarse, cuando se ven los toros desde la barrera, del lado del más fuerte, verdad? La pregunta es, ¿por qué el señor Navarro Antolín defiende al Consejo? ¿Por qué siempre está apoyando a éste? Quizás ahora hay más motivo, pues hace poco que recibió un premio, decían periodístico, pero yo creo que más bien fue por su fidelidad ciega a San Gregorio. En fin.

Al margen de esto, todavía no logro comprender por qué Palacio tiene que meterse y mediar en el Martes Santo. Se equivoca. La autoridad eclesiástica no puede abusar de poder y posición en 2019 para mandar sobre las hermandades en una mera cuestión de logística y organización. ¿A dónde vamos a llegar? No puede ser que no pueda existir el diálogo. No puede ser que en esta sociedad exista una ley mordaza que impida expresarse. ¿Por qué los señores de Palacio intentan callar bocas? Ustedes ya lo saben. Ya pasó con las elecciones en hermandades. Por ejemplo, en Montesión. En la corporación de la calle Feria ha sido todo de circo, pues desde Palacio se reconocían las irregularidades que la junta de gobierno actual había cometido, pero aún así, prefirió callar para que los excrementos no salpicasen y todo quedase de puertas para dentro. ¡Osea. En ese caso guardamos silencio y en el Martes Santo nos pronunciamos! Muy lógico…

Es un auténtico disparate. No estoy con los que opinan que las hermandades del Martes harán todo lo posible por no cumplir los horarios, con el objetivo de demostrar en la práctica que el plan del Consejo es inviable. Seguro que desde la junta de Paco Vélez piensan eso, pero no. Las hermandades se esforzarán, pues son las primeras interesadas, pero es que todo el mundo que conozca un poquito Sevilla, sus calles y el ritmo de paso de una cofradía sabe que esos horarios son imposibles de cumplir.

Todo esto pasa cuando el Consejo designa a dedo a una persona como delegado del día. Cuando el representante de las hermandades es elegido por un ente superior y no por los propios integrantes…algo falla. Cuando un hermano mayor de otro día de la Semana Santa se cree con la potestad de decidir sobre los designios del Martes Santo, afirmando que afecta al conjunto de la misma…algo falla. Cuando al final hay que imponer y pedir ayuda a Papá Palacio para que nos ayude en la presión…algo falla. Cuando intentas imponerte por la fuerza y la medio amenaza, al final acabas generando frustración, desilusión y falta de unidad. ¿Ese es el camino señores del Consejo? ¡Allá ustedes!

Todos ustedes saben que cuando pase Semana Santa no habrá reuniones. Que llegará el verano, luego se aplazará a septiembre y al final tras Navidades. Y nos veremos a ver sumergidos en una cuenta atrás contrarreloj en la que volverá a haber imposiciones y en la que las hermandades del Martes estarán condenadas a repetir este caótico plan. Un plan que desatasca Francos para atascar el Arenal. Un plan que cruza a cuatro cofradías en el Triunfo y que le provoca un parón interminable a los Estudiantes en Plaza Nueva. Un plan que mete todos los palios a las 2.30h, aún sabiendo que es imposible. Un plan que hace aguas por todas partes. Y lo peor, un plan que ha permitido que salgan eruditos diciendo que si ponemos a las tres cofradías de negro las últimas, el público se marchará. ¡Pues si quieren “tum tum pam” que se vayan a la Antique! Seamos serios, por Dios.

Yo no soy partidario de un Martes Santo a la inversa, pues creo que hay soluciones “al derecho”, pero si ocho personas se ponen de acuerdo, ¿por qué imponerles otra cosa? Hay hermanos mayores muy difíciles ese día, los cuales no voy a nombrar. Sé que el Consejo tenía una dura papeleta, pero imponer…y sobre todo, con la ayuda del báculo eclesiástico…¡es un gran error!

En fin. El Martes Santo saldrá mal, pues es la crónica de una muerte anunciada. Al día siguiente, unos echarán la culpa a los otros y viceversa. Porque en esta ciudad hay dos expresiones que nos gusta decir: “perdón” y “llevas razón”. ¡Con la Iglesia hemos topado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s