A tí, cangrejero molesto – Minion Capillita

¡Hola amig@s! ¿Qué tal el fin de semana? ¿Habéis ido ya a votar? Yo voy a votar al partido anti-tontos, porque estoy harto de tanto maleducado y friki delante de los pasos…uff.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todavía no he logrado entender, y mira que lo he intentado varias veces, la gracia que tiene ir delante de los pasos. ¿Para qué te pones ahí? ¿Qué ganas con esa posición? ¿Es que quieres ir en el cortejo pero no te llega la paga de tus padres para pagarte la papeleta de sitio?

De verdad. No sé si los que os ponéis delante de los pasos sois frikis, muy tontos o muy listos, pero lo que está claro es que no tenéis educación. No respetáis la idiosincrasia de nuestras hermandades. No respetáis el estilo de un desfile procesional. No sabéis estar. No sabéis comportaros. Y lo peor, os creéis mejor que nadie.

Yo no sé desde cuándo existe la moda de los cangrejeros, la verdad, ni me interesa, pero lo que está claro es que de los creadores de “ando de espaldas” ahora se ha reinventado el concepto y estamos ante “ando de frente y como a mí me sale de las narices”.

Jamás he comprendido ni respetado a quienes se ponen delante de un paso, sea cual sea, y se dedican a ir de espaldas, empujando, armando follón, molestando al cuerpo de acólitos y a las últimas parejas de cirios, dificultando el trabajo del equipo de capataces y cuestionando a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Jamás he logrado entenderos, ni saber qué se os pasa por la cabeza para tomar esa posición en la cofradía. ¿Qué pasa, que vosotros sois más devotos de esa imagen que quien lleva una hora esperándola? ¿Que vosotros tenéis derecho a ir viéndola todo el recorrido y molestando, pero una persona que coge un lugar para esperarla luego tiene que soportar vuestros empujones, malas formas y absurdeces?

Cuando íbais mirando a la imagen intentaba comprenderos, pero ahora creo definitivamente que sois tontos. Sí, sí…tontos. Con todas las letras. Tontos porque vais mirando para adelante, como si fueseis alguien del cortejo. Vais hablando, con el móvil, comentando cosas, etc. Vais en medio de un cortejo procesional, ojo, en medio de un cortejo religioso, como si estuvieseis en la barra del “Quitapesares”.

Lo mejor es que hay gente que se cree alguien. Gente que se cree informador cofrade. Gente que se cree periodista y no ha pisado la Facultad de Comunicación en su vida. Gente que se cree fotógrafo profesional. Ese es el problema del mundo cofrade, que aquellos que tienen la autoestima baja en sus vidas encuentran en las cofradías una vía de escape (ojo que me parece genial), pero no se puede pasar de verte inferior a creerte el rey del mambo. A creerte informador y capaz de hasta rivalizar con la Policía Nacional si hace falta.

De toda la vida de Dios los pasos se esperan. Los pasos se ven desde el lateral. Los pasos se ven con serenidad, sin bullas, ni gritos ni jaleos de gente maleducada que interrumpe el momento de rezo y sobrecogimiento con sus tweets y selfies. Los pasos se ven desde el lado, porque delante de Él o de Ella no puede ir nadie, para que todos estemos en igualdad de oportunidades. Nadie es superior a nadie ante los ojos de Dios. Y si eres muy devoto/a y te quieres ir con esa imagen, te esperas a que pase y te colocas justo detrás. Ahí nadie te echará. Ahí nadie te juzgará.

¿Pero saben lo que pasa? Que salvo excepciones, detrás suelen ir personas mayores y adultos (también algunos jóvenes) que saben comportarse y que saben lo que significan las palabras decoro, respeto y educación. Los que se creen alguien, los maleducados y los que solo van por el postureo se ponen delante, en primera fila. Al día siguiente no pisarán una iglesia, no irán al culto de su cofradía o no estarán al corriente de la cuota de su hermandad, pero hoy ya se han lucido, han empujado a cuatro acólitos, han discutido con la Policía y han twitteado hasta al encendedor. ¡Qué guay!

Cangrejero molesto, o mejor dicho, “kofrade” de pacotilla, no tienes sitio en la Semana Santa. Lo visto ante la Virgen de los Ángeles por la calle Jovellanos, Cuesta del Rosario y otros puntos, no tiene por dónde cogerlo. Falta educación y civismo en las calles. La Policía debería preocuparse, en vez de hablar de sillitas y de aforamientos absurdos, de formar un cordón y quitar a todos esos irresponsables que invaden un cortejo procesional, molestan a quienes van realizando una procesión y faltan al respeto a los que están esperando educadamente.

Todo se arregla con cuatro agentes. Uno delante del cuerpo de ciriales, otro detrás y uno a cada lado. Y ahí no va ni Dios. Pero claro, para eso hay que querer. ¿Tendrán culpa también las hermandades? No hay que ser tan benevolentes, porque a estos “kofrades” les das la mano y se cogen el brazo entero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s