El Arzobispado fija la normativa para la asistencia de fieles a los cultos

Primeros pasos para la “nueva normalidad” en la Iglesia.
Foto: Wikipedia

En la mañana de hoy miércoles se ha reunido el Consejo Episcopal de la Archidiócesis de Sevilla, con monseñor Juan José Asenjo al frente. En la reunión se han firmado dos decretos para fijar las medidas de protección con respecto a la presencia de fieles en las celebraciones litúrgicas y otros actos eclesiales.

En el decreto se insiste en que durante la Fase I el aforo se limitará al 30% y en la Fase II se aumentará hasta un 50%. Además de gel hidroalcohólico a la entrada de los templos, a partir del día 11 de mayo podremos ver a un grupo de voluntarios que ayuden a coordinar el acceso de los fieles al templo, controlando el aforo y determinando las vías de entrada y salida del mismo.

Se suprimirán las pilas bautismales, dejándolas tapadas o vacías en su defecto, y se evitará el contacto directo con las imágenes. De igual modo, tampoco se permitirá el reparto de papeles de oración que puedan poner en peligro las condiciones de higiene de los fieles. Se recomienda a los fieles el uso de guantes y mascarillas, aunque además se desinfectará a fondo todo el mobiliario del templo una vez concluya la celebración religiosa.

La celebración de la Santa Misa se enfocará en la Eucaristía dominical y en la de fiestas de precepto, aunque cada uno de los arciprestazgos de Sevilla podrá determinar el horario de apertura de sus templos y el número de eucaristías por día en función del número de fieles que asistan, para evitar así aglomeraciones. No obstante, se recomienda a la población de riesgo que siga las celebraciones eucarísticas a través de los canales sociales.

En cuanto al desarrollo de la misa, se mantendrán tapados los elementos sagrados (como el cáliz) y se reducirá el número de acólitos y lectores considerablemente. El acto de “darse la paz” será simbólico y no habrá contacto físico directo, mientras que al comulgar se hará en silencio, dándose las “Gracias” de forma colectiva después de la respuesta colectiva de “Señor no soy digno…”. Así mismo, la colecta se hará al salir del templo, en lugar de en mitad de la celebración.

Como dato importante, se señala la suspensión de todos los actos religiosos en la vía pública, mientras perduren las medidas de restrictivas de la movilidad. Por ello, las celebraciones del Corpus Christi se realizarán en los templos de forma claustral.

Las Hermandades y Cofradías deberán controlar y restringir su aforo cuando vea que la afluencia sea muy multitudinaria, debiendo quedar ésta bajo su responsabilidad. E incluso, si su director espiritual así lo determinase, podrían suprimir sus cultos. Siempre deberá prevalecer la seguridad de los asistentes.

Además, la Delegación Episcopal para Asuntos Jurídicos Sacramentales, dirigida por Isacio Siguero, ha establecido unas disposiciones sobre aspectos jurídicos relativas a la celebración de sacramentos como el bautismo, la confirmación y el matrimonio.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s