¡Malnacidos! – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? Estoy indignado completamente con este atropello al que estamos sometidos los cofrades y no aguanto más. Debemos dar un golpe sobre la mesa porque, visto está, que este gobierno no va a dar un duro por nosotros.

Hoy me he levantado calentito, con ganas de dar guerra. Pero no de esos calentitos que bien te gusta tomar antes de ver entrar al Señor de la Sentencia, no. Calentito de enfado, de cabreo, de indignación, de estar hasta el capirote de tener que aguantar a tontos diciendo y expresando tonterías.

Empiezo. Estoy harto de tener que ver en numerosas entrevistas y declaraciones cómo el gobierno local se pone medallitas diciendo que ama a la ciudad, que las cofradías son parte del patrimonio de la misma y que la Semana Santa es un bien turístico e inmaterial incalculable. ¡Mentira! ¿Cómo podéis daros golpes de pecho de que amáis a Sevilla y de que gobernáis por Sevilla si siguen cometiéndose atentados contra Sevilla y parece que no os duele?

Ya está bien. Aquellos que transformaron la Madrugá de 2017 en un auténtico caos, que pronunciaron gritos yihadistas y que sembraron el pánico en las calles de la ciudad, atentando contra nuestra Semana Santa, y peor, contra el sentimiento religioso, ¿qué castigo han recibido? ¿creéis que la justicia da verdaderamente importancia al sentimiento y la libertad religiosa? ¿a caso van a meter en prisión a esos indeseables? ¿Acaso han pedido perdón? ¿Para qué? Si reírse de la Semana Santa y de las cofradías sale gratis.

Ya está bien de las frases demagogas y blandengues de que el cristiano perdona y pone la otra mejilla. Ya está bien de que se rían de nosotros y tengamos que callarnos, y que nadie de un golpe sobre la mesa y salga en nuestra defensa. Ya está bien de que haya mamarrachos que se dediquen a caricaturizar con el rostro de la Madre de Dios. Ya está bien de que esos mamarrachos se vayan de rositas. Que le pinten la cara a la Esperanza Macarena y a la Esperanza de Triana y se hagan llamar artistas pop. ¡Pop es lo que merece más de uno que le hagan en la cara. Porque cuando haces pop, ya no hay stop!

¡Qué vergüenza y qué cobardes! Cobardes, que es lo que sois, unos cobardes. ¿Por qué no pintas a Mahoma como si fuese una drag queen? ¿Por qué no dices que Alá no existe? ¿Por qué solo te atreves a hacerte el chulito en contra del cristianismo? Encima, estos señores que van de modernitos, y lo que realmente son, son maleducados, afirman que van a denunciar a todos los que lo están amenazando. Aseguran que se está atentando contra su libertad de expresión, pero lo que no saben, como buenos mamarrachos que son, es que su libertad acaba donde empieza la mía, y tú, modernito de tres al cuarto, no eres nadie para atentar contra la Madre de Dios, contra una devoción universal o contra mi pasión.

Qué pena que el gobierno va de liberal y de defensor y no actúa con mano dura. Y que tampoco la Macarena, por ejemplo, tiene una junta de gobierno que defienda a golpe de espada su baluarte y diga ¡por aquí no paso más!

Ya está bien de que el gobierno local mire para otro lado. Es muy fácil decir que está en manos de la policía y que se ha abierto una investigación. ¿Una investigación? ¿Igual que la de las águilas bicéfalas de las Siete Palabras, no? Las joyas que se sustrajeron de la casa hermandad de la Sed no van a volver. Esas joyas, más que nos duela, están seguro (Dios no lo quiera y me equivoque) fundidas y vendidas como oro en el mercado negro. Pero es que el problema es que no existe mano dura, ni una investigación profunda contra aquellos que se dedican a atentar contra nuestras cofradías.

Da igual que sea una hermandad de pueblo o de la capital. Ahora le ha tocado a la Sed, pero mañana le toca a otra. Y las hermandades están indefensas. Estamos en una época en la que cualquiera, por necesidad o por codicia, te roba y si hace falta te saca un arma. ¿Y dónde está la protección municipal hacia ese patrimonio por el cual se dan golpes de pecho que defienden?

Las grandes hermandades cuentan con sistemas de seguridad cualificados, ya sean ataques fortuitos o infundados. Pero, ¿y a las más humildes que les queda? ¿A qué se dedica el Consejo y el Ayuntamiento mientras nuestras hermandades, sin fondos, ven como son robadas y atacadas sin piedad? ¿Esto quién lo para?

Es que estamos en las mismas. Estoy seguro que esos malnacidos que robaron en la Sed no tienen lo que hay que tener para entrar a saquear una mezquita. Ya está bien de ser considerados la religión débil y misericordiosa. Algo tenemos que hacer. Los políticos nos han querido asfixiar teniendo nuestros templos durante semanas cerrados, pareciendo que las iglesias son más foco de contagios que los propios bares, esos en los que ellos se gastan el dinero del contribuyente. ¿Los cristianos somos los culpables, de verdad?

Y una última cosa. ¿De verdad que esos cincuenta, o dicen que son cincuenta, se han salido con la suya y han conseguido un cabildo extraordinario para tratar el cambio de la Virgen de la Cabeza? Será después de Semana Santa. Por regla, la junta tiene que convocarlo, pero esto es una atropello y una vergüenza, ya que no sé cuántas veces más hay que hacerse la misma pregunta. Si no te gusta la Virgen de la Cabeza, pues no te hagas hermano de las Siete Palabras, pero a las hermandades se va a servir, no a exigir. Y te recuerdo, que esa, no solo la de Miñarro, esa a la que quieres rechazar, es también la Madre de Dios y te ha escuchado cuando nadie lo hacía. ¡Piénsalo!

Qué pena en lo que se ha convertido Sevilla. La pandemia ha sacado lo peor de nosotros y ni el Cristo de San Agustín puede acabar con esto. ¡Malnacidos, sí, lo repito, malnacidos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s