Por el interés te quiero Andrés – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? ¿Os habéis enterado de todo lo que va a hacer el Consejo? ¡Ay que ver lo rompedores que son, qué barbaridad, es que son ejemplares!

El que bien me conoce, habrá apreciado a un simple pestañeo el alto grado de ironía que existe en mis palabras. Una ironía que parece que tampoco falta en todo aquello que viene directamente desde la calle San Gregorio.

Parece curioso, a la par que sorprendente, que solo nos acordamos de los demás cuando la cosa se ha torcido de un modo descomunal. Para las autoridades da la impresión que solo existen las mismas hermandades una y otra vez, es decir, un poquito de Macarena, un poquito de Gran Poder, Esperanza de Triana y una dosis de los Gitanos. ¿Y las demás? Las demás ocupan el lugar que merecen, que es descuidarlas durante mucho tiempo y solo nos acordamos de ellas cuando hay que tratar el asunto de la carrera oficial.

Si verdaderamente el Consejo se preocupase por sus hermandades de segunda y tercera línea, porque aunque lo nieguen, existen varios escalafones (por desgracia), habría solventado ya los problemas del Domingo de Ramos, el Martes Santo y la Madrugá desde hace tiempo. Pero parece que se está más cómodo en el trono esperando a que el tiempo pase, saliendo del paso, y echándome fotos banales con méritos que consiguen otros. Lo lógico sería aprovechar estos dos años de sequía cofrade para celebrar reuniones, organizaciones y conseguir que todas las hermandades estén contentas y satisfechas con un plan común. Pero es mejor malgastar el tiempo en nada. Así, cuando llegue la Cuaresma de 2022, podrán decir eso que tanto les gusta de que “no ha habido posibilidad de consenso y que se aplaza tras la Semana Santa”. Lo cual irá seguido de un “lo posponemos tras el verano”.

Encima de que pasan de las hermandades, tienen la destreza para poder sacar el máximo partido de ellas. Para este Consejo parece cada vez más claro que las Vísperas no existen. Desigualdad económica, poca empatía, trabas para permitirles el acceso a la Carrera Oficial, oposición a una estación de penitencia a la Catedral desde el Sábado de Pasión, y un largo etcétera. Para este Consejo, por mucho que digan, en la práctica no existen. Pero nuestras hermandades de Vísperas dan ejemplo de sevillanía, saber estar y de amor por Sevilla. Ellas responden a su Pastor, a la Iglesia y a las necesidades de fe del pueblo.

Por eso, este año en el que no se permiten los cultos externos, el Consejo tiene la genial idea de intentar ponerse una medalla dándole la presidencia del Vía Crucis a la Hermandad de la Corona, como si fuese un reconocimiento de la institución a las hermandades de Vísperas. Pero no se engañen, el Cristo de la Corona, por obras en el Sagrario, ya está recibiendo culto en la Catedral. No se engañen, no es el Consejo el que le hace un favor a la Corona, sino la Corona la que se lo hace al Consejo.

Es muy fácil crear un proyecto innovador para la Cuaresma, que todavía estoy esperando qué es aquello innovador, a ver si es que se va a dar el pregón en globo aerostático o algo, pero recurriendo a las hermandades. Yo me llevo los méritos, pero la Corona es la que me salva la vida. Yo me llevo los méritos, pero las hermandades llevan su patrimonio a una sala expositiva en plena Cuaresma y Semana Santa.

¿Creen ustedes que si llega a ser un año normal habrían elegido al Cristo de la Corona? ¿O creen que habrían elegido a una hermandad de Vísperas? Estoy seguro que no. Y lo peor es que el motivo, aunque no se diga, es porque no vende. No vende ser innovador y atrevido y darle una oportunidad a las Vísperas o a la Hermandad de la Resurrección, adaptándose al Vía Crucis de San Juan Pablo II. Eso, no gusta en una ciudad tan rancia.

Y luego está la genial idea de ese tributo al Pregón de la Semana Santa. Grandes nombres se escogen para intentar hacer un acto sustitutivo del pregón, ya que Julio Cuesta, al igual que todo aquel que pronuncia esto una vez en la vida, se merece encontrarse un Maestranza lleno, no vacío y sin la interacción con el público. Hasta ahí bien, justo para Julio. Pero, ¿un tributo?

Se elige a la única mujer pregonera, Charo Padilla y a uno de los mejores pregones de los últimos años, junto al de Rafa González Serna, el de Carlos Herrera. Pero, ¿y el resto de nombres? ¿Por qué escoger a Lutgardo, a Alberto García Reyes o a Joaquín Caro Romero? ¿Por qué esos nombres y no otros? ¿No hubiese sido más bonito que eligiese el público mediante una encuesta pública? ¿Acaso es que volvemos a caer, señores del Consejo, en tratos de favor a allegados a su institución, ya sea a través de medios afines o de personas con un posicionamiento social favorable? ¿Por qué no Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp o Francisco Javier Segura? ¿Se les ha ofrecido? Nunca lo sabremos, pero como siempre, los criterios del Consejo son una incertidumbre constante.

Sea lo que sea, me da mucha pena que el mundo cofrade se ha convertido, desde hace ya bastante tiempo, en un mundo del “compadreo”, donde nos movemos por interés y en intentar escalar a costa de los demás. Pidiendo mucho al prójimo, pero luego sin entregarle nada a cambio. Porque en el mundo cofrade eres mi hermano, pero fuera, ni me acuerdo de ti. Por el interés, te quiero Andrés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s