El Arzobispado decreta cómo deberán ser la Cuaresma y la Semana Santa

Se prohíbe el montaje de altares de insignias.

La Delegación de Liturgia y de Hermandades y Cofradías ha emitido un comunicado este martes de cara a las celebraciones durante la Cuaresma y la Semana Santa, dada la suspensión de los desfiles procesionales. Se le dará importancia, por tanto, al triduo pascual el Jueves Santo, el Viernes Santo y la Vigilia Pascual. Se autoriza montar altares efímeros con los titulares, pero no con las insignias.

En Cuaresma se permitirán los cultos recogidos en reglas y el sacramento de la penitencia con confesión individual, siguiendo siempre las restricciones sanitarias. Se permitirán los rezos del víacrucis, el santo rosario o de la corona dolorosa, así como la celebración de la Palabra con el uso de los leccionarios de la Cuaresma.

En Semana Santa no se podrán exponer ni insignias ni otros enseres, es decir, se evitará el montaje de “altares de insignias”. No obstante, con autorización de su párroco, las hermandades podrán entronizar a las imágenes titulares en altares efímeros de culto, siempre y cuando no dificulten al desarrollo del triduo pascual. Se deben celebrar los actos de culto que las reglas prescriban.

Se permite poner a las imágenes en veneración extraordinaria, con previa solicitud a la Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías, a propuesta del cabildo de oficiales de la hermandad y con el visto bueno del director espiritual (y del párroco, si fuera otra persona), pero respetando los días del triduo pascual, dedicados a la adoración eucarística (el Jueves Santo), a la adoración de Cristo en la Cruz (el Viernes Santo) y la Vigilia Pascual (el Sábado Santo).

En el día de la estación de penitencia puede celebrarse el acto de piedad y oración, uniéndose todas las hermandades en una misma plegaria al Señor. Las celebraciones litúrgicas del Domingo de Ramos y el Triduo Pascual se celebrarán exclusivamente en la parroquia.

Las hermandades se unirán a su parroquia en la misa del Domingo de Ramos y en la de la Cena del Señor del Jueves Santo. En las sedes canónicas donde haya reserva del Santísimo, se podrán preparar altares con austera solemnidad.

En la Madrugá se proseguirá la adoración al Santísimo y las hermandades podrán realizar algún acto de piedad propio del Viernes Santo. El Viernes Santo se unirán las corporaciones a su parroquia para la celebración de la Pasión del Señor. Tras ella, ejercicio del víacrucis, adoración de las Cinco Llagas, ejercicio de las Siete Palabras, y rezo de la corona de los Siete Dolores de la Virgen.

El Sábado Santo la Iglesia permanece junto al Sepulcro del Señor, meditando su Pasión y Muerte. Se podrá realizar de forma comunitaria el rezo de Laudes, según los textos del Oficio Divino. También pueden tenerse actos de piedad como la lectura evangélica del relato de la Pasión o el ejercicio del víacrucis.

Las hermandades se unirán a su parroquia en la celebración de la Vigilia Pascual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s