La Semana Santa son los pasos – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? Perdonadme que no estuviese por aquí en las últimas dos semanas, pero aunque los de arriba hayan intentado demostrarnos que no es Semana Santa, yo me he puesto mi capirote y he salido a las calles a demostrar mi fe. ¿Y vosotros?

Sí, y me reitero. La Semana Santa son los pasos. La Semana Santa es del pueblo, y el pueblo necesita salir al encuentro con sus imágenes en las calles. ¡Ya está bien de enteristas rancios! ¡Ya está bien de eruditos en teología y analfabetos en la vida y en educación! ¡Ya está bien de sabelotodos por las redes sociales! ¡Ya está bien de dorarle la píldora a la curia! ¡Ya está bien de que nos intenten vender que hay Semana Santa, que lo que no hay son procesiones! ¡Ya está bien de hipócritas!

Es una auténtica vergüenza lo que se ha hecho con los cofrades este año. El año pasado nos vino todo sin esperarlo y a escasas tres semanas del Domingo de Ramos, pero este año había capacidad de reacción y de actuación y no se ha hecho absolutamente nada. Los señores de San Gregorio se han dedicado únicamente a inventarse un programa de exposiciones y de conciertos de los cuales poder sacar tajada económica, sin importarle nada, como vienen demostrando, las hermandades. Si se hubiese querido, Consejo, Ayuntamiento y Arzobispado hubiesen ideado las fórmulas para tener procesiones este año en las calles. Ya sea un vía crucis acotado o cualquier otra idea de las muchas que tengo y de las muchas que he escuchado estos días, pero han preferido sacar la fusta y restringir.

No se puede permitir que, después del favor que le hizo la Corona presidiendo el vía crucis y salvándole la piel al Consejo para que su acto no se viese abocado al fracaso, que el Señor no se dejase moverlo. Pero sí una cruz, claro. Muy lógico todo.

No se puede permitir que haya sujetos en redes sociales que defiendan esta aberración inventada por Palacio en la que se restringía a las hermandades a montar pasos, altares y cualquier símbolo que demostrase que era Semana Santa. ¡Y cuidado, el Jueves Santo, los altares libres, que tiene que verse el Santísimo en los oficios! Señores de Palacio, “la manita relajá”, que aunque ustedes quieran que esto cambie, no van a conseguir transformar la mentalidad del pueblo de Sevilla. Porque el pueblo de Sevilla, aunque ahora haya algún enterado que me diga que me equivoco, no va a los oficios de los templos. Porque el pueblo de Sevilla entiende su Semana Santa pateando de arriba a abajo sus calles. Porque el pueblo de Sevilla no se merece que ustedes restringiesen de ese modo los horarios de apertura de los templos y los altares de las hermandades.

Encima leo tweets de señores oportunistas, qué pena que muchos sean jóvenes (qué pena de mentalidad retrógrada y sin fundamento) diciendo que las colas en Semana Santa, pero que ahora los templos están vacíos. Señores, creo que un mínimo porcentaje son los que van a los templos solo en Semana Santa. De hecho, si fuese una Semana Santa normal, casi nadie estaría en una iglesia por la tarde un día de la Semana Mayor salvo en contados casos como San Lorenzo y San Gil. Quizás es porque los altares que se montaban no están todo el año. Quizás es porque si es Martes Santo, ya que nos lo han quitado todo, necesitamos sentir que es Martes Santo y hacer colas en la Calzá para ver San Benito.

Lo que no se puede tolerar es que se cerrasen las puertas de las iglesias en el día de la estación de penitencia de la cofradía. Los templos deberían haber estado abiertos desde las 10h de la mañana a las 22h de la noche, solo interrumpidos por el acto piadoso para los hermanos. Salvo esas dos horas, los templos abiertos. ¿Qué es eso de que un Viernes Santo San Isidoro no abra? ¿Qué es eso de que un Sábado Santo apenas se puedan visitar a las hermandades de la jornada? Quizás seamos muy noveleros y queríamos visitar las que salían ese mismo día, pero es que lo necesitamos. Es que somos sevillanos, no clérigos palentinos.

Y me frustra que entre nosotros nos intentemos pisar. Ya está bien. ¿Qué es eso de criticar y criticar a los cofrades? ¿Qué es eso de criticar las colas? ¿Qué es eso de criticar al que lleva la medalla de la hermandad? ¿Por qué no te centras en tu propia vida? No voy a entrar a valorar que lo de llevar la medalla me parezca mejor o peor. Lo único que valoro es que ya está bien de tanto entendidos en liturgia y vida cristiana, cuando luego son los primeros que cometen actos indecorosos. Quizás los que criticaban lo de las medallas son los que después de nazarenos se salen en la Madrugá a tomar un café, se pasean con la túnica por el camino más largo o se echan fotitos indecorosas y las suben a redes sociales. Todos tenemos que callar.

A mí no me parece mal que, si es el día de tu hermandad, portes la medalla. Sinceramente, mientras no se lleve para ir de compras, sentarte en un bar o jugar al dominó, no veo mal que se porte la medalla de la hermandad. Quizás estaréis en contra de mi argumentación, pero estáis muy entendidos últimamente. Porque los años que ha habido Semana Santa normal no he visto a nadie criticar esto, y gente con medallas paseándose, llueva o no, las ha habido desde siempre. Lo que pasa que ahora lo llamáis postureo, cuando realmente el postureo tal vez sea el vuestro, de intentar demostrar lo guays que sois en redes sociales. Mendigando unos likes y unos retweets y buscando vuestro minuto de gloria.

¡Ole y ole por las mujeres de mantilla! Ya está bien de criticarlo todo. ¿Te has preguntado por qué esa mujer iba en pantalón? ¿Tú sabes si esa mujer tiene un problema en las piernas o se le ha roto la falda a última hora? ¿Tú quién eres para criticar? Si tan buen cristiano eres, recuerda la frase “no juzguéis y no seréis juzgados”. Está en el capítulo 6 del Evangelio de San Lucas, vosotros que sois tan entendidos. ¡Ole por las mujeres de mantilla, siempre!.

Y por cierto, dejad de criticar la tienda esa de dulces con forma fálica. Soy más sevillano y más rancio que una torrija de Ochoa, pero lo que no se puede es criticar que el centro está lleno de locales para turistas y que la economía está muerta, y que ahora unos jóvenes monten un local y se esté criticando constantemente. He llegado a leer la chorrada de “Y cuando pase los Panaderos con eso de fondo”. Por Dios, que los Panaderos pasa 30 segundos al año, si no hay pandemia, y esos jóvenes necesitan vivir los 365 días del año. Que haya que cambiar el color del rótulo para adaptarse a la normativa es otra historia, pero lo que no se puede es querer controlarlo y criticarlo todo, intentando hacer de Sevilla en el 2021 una ciudad del Medievo.

Y podría seguir, pero prefiero callarme, porque así tengo material para más semanas. ¡Ale, a ser felices!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s