Fumata blanca – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? Parecía que nunca iba a llegar la esperada noticia del relevo en la plaza Virgen de los Reyes. Ahora solo espero que, tal y como apuntan, sea un soplo de aire fresco y no más de lo mismo.

Parece que el destino de la iglesia hispalense pasa por la comunidad manchega, pues pasamos de un guadalajarense a un conquense. Antes de que se hiciese oficial la noticia, incluso cuando ya se había hecho pública, había muchos que criticaban que se trajese a una persona procedente de Terrasa, que no iba a saber adaptarse a la idiosincrasia de Sevilla y su fe popular. Y yo me pregunto, ¿cuál es esa idiosincrasia?

Le ha tocado a José Ángel Sainz Meneses llegar a una Sevilla que está pasando una época muy complicada. La sociedad se va fragmentando, pues la pobreza, dada la pandemia, se está apoderando de la ciudad, aunque siempre quedan esos enchaquetados y engominados que hacen más ruídos y que se creen que son los dueños de la perla del Guadalquivir. A esto hay que sumarle la crisis de fe actual que vive el pueblo, donde las nuevas generaciones, por H o por B, se van alejando de la Iglesia y se van aproximando más hacia las vertientes agnósticas. Y sobretodo, a la autodestrucción que existe dentro de las propias hermandades.

Lo que se vivió la última Semana Santa, bueno perdón, la última Cuaresma, no se puede permitir. No se puede permitir que desde la Iglesia se marcasen directrices de imposición a las hermandades intentando demostrarles que tenía que ser una Semana Santa del sobrecogimiento y la oración, sin altares de insignias, ni pasos ni grandes lujos. Por presión popular, esas directrices severas se fueron atenuando y siendo más laxas, aunque cierto y verdad que el daño ya estaba hecho. Pero no solo hay que mirar a Palacio. Basta con hablar con algunos miembros de junta, sobretodo de hermandades añejas, para que te digan que esta es la Semana Santa que ellos quieren, y que no viene mal de que de vez en cuando se haga así. ¿Perdón? ¿Los representantes de la fe popular cargando contra la fe popular?

José Ángel Sainz tiene por delante un reto importante. El otro día en una entrevista confesaba abiertamente que si le solicitaban una salida extraordinaria, cuando la situación sanitaria mejore, él la aceptaría sin problema. Quizás dice esto porque todavía no le ha dado tiempo de hablar con ciertos sectores, algunos políticos, miembros del clero, hermanos mayores y pseudoperiodistas que le convenzan de que si no es Macarena, Gran Poder o Gitanos, las salidas extraordinarias hay que frenarlas. Muchos ya dicen que ese aviso de Meneses puede ser tomado como un filón por parte de algunas hermandades para que reine la anarquía y el descontrol. Yo de todos modos, con los años y mi experiencia amarillenta, me he dado cuenta de que hasta que no lo vea no hay quien se lo crea.

También Asenjo cuando llegó decía que iba a frenar coronaciones y salidas extraordinarias, pero luego se permitieron muchas. Eso sí, se permitieron de las hermandades de siempre, a las de segunda y tercera división se les soltaban excusas infundamentadas para que no pusiesen la cruz de guía en la calle. Pero otras se inventaban efemérides y hacían lo que querían.

Si eres el Pastor de la Iglesia de Sevilla debes ser imparcial y tratar a todas las hermandades por igual. Si eres el Pastor de la Iglesia de Sevilla debes erradicar, de una vez por todas, con las actitudes incívicas que existen en las campañas electorales y en ciertos mandatos. No se puede tolerar que la Iglesia mire para otro lado cuando se cometen irregularidades en los censos o extraños movimientos económicos en las cuentas. Eso no se puede tolerar. Y precisamente ahí es donde se debe actuar, en los problemas verdaderamente importantes. En que las Hermandades vuelvan a ser hermandades, y no cortijos.

Yo confío en Sainz Meneses y en que alguien ponga cordura al disparate que se está viviendo en San Vicente. Yo confío en Sainz Meneses y en que se metan gestoras en muchas hermandades que necesitan una limpieza interna para volver a ser una hermandad y adaptarse a los cánones de la Iglesia. Yo confío en Sainz Meneses y en que las hermandades apuesten por hacer caridad, y si las grandes invierten en asistencia social el triple, que no lo echen en cara o miren al resto por encima del hombro, diciendo “yo soy más que tú”.

Yo confío en que la autoridad eclesiástica vuelva a ser lo que fue en tiempos de Fray Carlos Amigo Vallejo, sin duda, el mejor arzobispo que hemos tenido en mucho tiempo. Sin preferencias ni distinciones de clase. Sin mirar a otro lado. Sin castigar al que actúa con prudencia y sin embargo dejando hacer al que no sabe que es la prudencia. Yo confío en nuestro Pastor y le muestro todo mi apoyo. Porque ahora Sevilla, más que nunca, necesita de la religiosidad popular. Como diría Angelito, “cofrades a la calle”. Esto es Sevilla, y Sainz Meneses debe saber, que en Sevilla Jesús y su Madre salen a las calles a evangelizar y a llevar la fe al pueblo. Mi apoyo al Pastor. Mi apoyo a una Sevilla que necesita volver a sentir, a sonreír, a creer y a vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s