¿A quién pretende engañar? – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? He pensado que me voy a mudar a Valladolid, o tal vez me voy a empadronar en Jerez. Echaré de menos Sevilla, pero al menos allí valoran más el sentido de la religiosidad popular.

Ya es que no sé si reírme o llorar. La entrevista que le hicieron esta semana a nuestro arzobispo emérito en Canal Sur intenta transmitir una imagen de bondad y paz de cara al espectador, pero sobretodo, de amor por nuestras hermandades, que no ha demostrado en todos estos años. Yo no dudo de que D. Juan José sea buena persona, por supuesto, pero hay cosas que no se pueden tolerar, y entre ellas, su doble vara de medir con las hermandades, el mirar para otro lado en ciertos temas y la defensa de la austeridad en tiempos de mejora post-Covid.

En su entrevista nos vende la idea de que él es partidario de que se retomen las procesiones y los cultos externos si la situación mejora, y que podría establecer otro decreto nuevo si todo avanza favorablemente. Pero matiza (en los matices está la verdad siempre) que lo ve casi imposible, pero si Dios así lo quiere, trabajarán por ello. Cuando alguien, y especialmente el que fue Pastor de un pueblo, alude a Dios como condición…malo. Porque somos creyentes y creemos, con fe, en la intermediación de Dios Padre en todos nuestros quehaceres, pero esto es algo que nada tiene que ver con la divinidad, esto es algo que decide exclusivamente la curia, y se ve que a los sevillanos nos ha tocado lidiar con el peor toro de la tarde.

No se puede estar «a Dios rogando y con el mazo dando». No se puede asegurar en una entrevista que la gente es la que se piensa que usted está en contra de las hermandades y que usted piensa que las hermandades si no existiesen habría que inventarlas, ya que es una contradicción absoluta con lo que hemos vivido en nuestras carnes en estos más de diez años. Aquí hemos visto como se niega una salida extraordinaria a una hermandad (de segunda fila, o para usted de tercera), mientras que a las de siempre se les autoriza procesiones extraordinarias, en algunos casos, por efemérides que habría que analizar a fondo si los archivos históricos avalan.

No se puede transmitir esa imagen a nivel regional y luego haber estado mirando para otro lado cuando en hermandades dominaban junta de gobierno en las que reinaba la anarquía, con irregularidades en los censos, en la gestión y otros actos poco decorosos. No se puede decir que se aman las cofradías cuando semanas antes de la Cuaresma se creó un decálogo que parecía una ordenanza del Medievo en la que se les decía, en pocas palabras, que se dedicasen a rezar en silencio. Si usted prohíbe altares, pasos y exposiciones en templos…¿qué amor existe por las cofradías?

¿Por qué personas que ha estado en esta ciudad, también en el arzobispado, transmiten en sus diócesis ideas de echarse a la calle poco a poco e ir haciendo actos, mientras que aquí lo más vanguardista es asomar una Virgen a la puerta del templo? ¿Por qué dice esto si mientras usted se vuelve a negar, en otras ciudades se apuesta por una procesión externa del Corpus?

Con esto no ataco a Asenjo en su persona, sino como Pastor de la Iglesia de Sevilla. Considero que no ha estado a la altura de Sevilla ni de su Semana Santa, y eso se ve en la falta de capacidad para saber rectificar y marcharse del cargo en el momento oportuno, dejando actuar a las nuevas generaciones. No se puede querer seguir asfixiando a la fe popular, que necesitar aferrarse a lo que sea, para superar de una vez por todas todo lo que nos ha machado tiempos atrás.

Me apena, y mucho, leer que el Gran Poder podría hacer sus salidas extraordinarias mientras que a otras hermandades se las llama locas por intentar hacer lo mismo en fechas similares. Me apena, y mucho, que la idea de Asenjo sea permitir una o dos procesiones cuando pase la pandemia. ¿Una o dos después de dos años en blanco? ¿En serio esto es lo que necesita Sevilla? ¿Tan malos cristianos somos si pedimos una Magna? Esta ciudad necesita más. Su Semana Santa necesita más, y creo que debemos saber actuar antes de que sea demasiado tarde. Mis mejores deseos a don Juan José en su andadura, pero mi ciudad necesitar recuperar su pulso, porque está muriendo, y las hermandades lo saben.

Un comentario

  1. Muy bien dicho,ojalá este pueda recapacitar y cambiar el decreto este a partir del verano, porque Sevilla necesita procesión; ya que en otras ciudades ya se ven procesiones

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s