Juego de Egos – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? Me dicen que la HBO está en negociaciones con el señor Paco Vélez para comprarle los derechos y hacer la versión sevillana de su afamada serie. ¿Éxito tendría, que no?

Papafritas, papanatas, compadres y egos varios. Nadar para morir en la orillo. Dos años, señores, dos años, eh, que se dice pronto. Dos años, y un confinamiento de por medio, y seis señores con sus trajes de Maximo Dutti no han sido capaces de aparcar sus egos y de buscar una solución coherente a la Madrugá.

Dos años señores. Dos años en casa prácticamente, con tiempo para reuniones telemáticas, acuerdos, planes, proyectos e incluso nuevas configuraciones de la jornada con variaciones en el orden de paso, y no han sido capaces. Dos años, y no existe consenso. Y aunque ha habido elecciones en algunas de estas hermandades en estos dos años, los jugadores de la partida son los mismos, pues los hermanos mayores de 2019 han sido reelegidos. Osea, que han pasado dos años y no han hecho absolutamente nada.

Una vez más el inmovilismo y los egos se vuelve a apoderar de la jornada. La supuesta alianza entre la Macarena y el Gran Poder llegará un momento en que explote, porque no se puede tolerar que estas dos hermandades estén en esta situación, y en medio, el resto del día se siga complicando. ¿Por qué la Macarena no recupera su puesto original, es decir, la segunda de la jornada? Es cierto que para ello tendría que salir antes, «invadiendo» el Jueves Santo, pero bueno, todo sería ver que la junta que preside el señor Cabrero, además de afanarse en presumir en caridad, presumiese por acelerar su ritmo de paso y pudiese salir unos minutos antes, pero tampoco sin ser excesivo. Al menos los de San Gil han dado su brazo a torcer y tiran por Puente y Pellón, porque épocas atrás, hasta no hace mucho, les daba igual perjudicar al resto del día por tal de visitar una iglesia.

El Calvario, que se sacrifica saliendo por una puerta que no le corresponde y ampliando su recorrido por la zona del Museo, pide tirar por Monsalves para desatascar Alfonso XII y que su cortejo no se coma un parón garrafal en dicha calle, además, presionado por el Silencio que quiere regresar a casa. Pero no, se le dice que no. ¿Por qué? Quién lo sabe…pero se le ha dicho que no. Y el Silencio sigue con su vuelta kilométrica por la zona de la Gavidia…

Creo que la llave la tiene la Esperanza de Triana. La corporación de la calle Pureza debería ser la última del día. De este modo, dejaría libre a la Hermandad del Gran Poder el cruce por la Puerta de Triana, permitiendo a los de San Lorenzo que ya dan un rodeo importante regresar sin problemas a casa, y quitándole a su cortejo de nazarenos permanecer comprimidos en cuatro calles. A la Esperanza de Triana le sobra recorrido de vuelta y le sobran minutos de premura a la ida.

Los Gitanos pide adelantar en 15 minutos el inicio de la jornada. ¿Y de verdad así ustedes van a conseguir solventar los problemas? ¿Por quince minutos? ¿Se han parado a pensar que tras la pandemia van a aumentar, más aún si cabe, el número de nazarenos que formen parte de los cortejos? Si su paso de palio entra en Campana con las primeras claras del día, eso no es culpa de nadie. La Madrugá empieza a la 1h, y es imposible que hermandades con tantísimos cortejos y tiempos de paso consigan pasar en seis horas, que es lo que resta de oscuridad. ¿Acaso hay una ley no escrita que reste dignidad a una estación de penitencia por procesionar de día por la Carrera Oficial?

Nos olvidamos del valor de la esencia, y de lo que significa la Semana Santa, y nos quedamos con lo estético, por lo bonito que queda algo ante las cámaras. La lucha de egos impide encontrar soluciones a la jornada. Y encima hermandades como el Silencio ya dan un golpe en la mesa y dicen que es el último año en el que se sacrifican de ese modo.

Por Dios, ¿de verdad nadie ve cuáles son las dos únicas soluciones? Las soluciones pasan por adelantar los oficios del Jueves Santo de la Catedral, y por ende, adelantar la hora de inicio y de fin del Jueves Santo, al igual que de la Madrugá. Además, esta medida debe venir acompañada, no de los números clausos, los cuales no comparto, sino de una permuta de hermandades en la nómina. Les recuerdo que la Carretería fue durante muchos años hermandad de la Madrugá o Jesús Despojado del Sábado Santo. ¿Qué pasaría porque una de las seis abandonase el día y se cambiase con otra? Se dijo un disparate hace años de que la Macarena se fuese a la Madrugá del Jueves Santo, pero es que más o menos es la única solución.

Las hermandades no pararán de crecer, los hermanos mayores no pararán de verse con mayor poder y autoridad, y la solidaridad brillará por su ausencia. O ponemos remedio urgente y drástico ya, o en 2023 se volverá a ver esta escena calamitosa de papafritas, papanatas, compadres y egos varios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s