No las llamen piratas – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? ¿Os acordáis del artículo que escribí el pasado año? Hablaba de las Asociaciones cofrades y se titulaba «No son piratas».

Este año se puede decir que he querido sacar la segunda versión de dicho artículo de opinión, pero teniendo en cuenta que, a diferencia del año pasado, este año sí estamos teniendo procesiones en las calles.

Me da pena, mucha pena, pero parece que pasan los años pero las actitudes egoístas, falsas paternalistas y egocéntricas siguen perdurando en la Sevilla Cofrade. Sigue habiendo personas que insultan, atacan e increpan, especialmente por redes sociales porque son unos cobardes, a las asociaciones cofrades, sin ni siquiera responderse a tres preguntas: ¿Por qué existen? ¿Les escucha la Iglesia? ¿Qué labor hacen todo el año?

Es muy fácil llegar, desde tu postura acomodada en la barra del bar mientras te tomas un vino dulce a la par que guardas en tu chaqueta la papeleta de sitio de tu Hermandad del Silencio. Claro, es muy fácil criticar sin escuchar cuando ni siquiera te has molestado en ver cómo surge una hermandad. Que no son la lluvia, que no caen del cielo.

En el 90% de los casos, todas las hermandades nuevas de reciente creación han surgido como asociaciones civiles en su origen. Colectivos que se unen, en torno a una devoción, y que buscan un templo para poder desarrollar su labor pastoral y evangelizadora. Sin ir más lejos, la propia Hermandad de Pino Montano o San Pablo, han sido muchos años asociaciones civiles, y ahora miradlas, una como la referencia del Viernes de Dolores y la otra consolidada en el Lunes Santo. Es cierto que aún quedan rancios demagogos que a este tipo de hermandades las tachan de no válidas, incluso algunos tienen voz en la radio pública o en diarios cofrades.

Pero al margen de ello, hay cofrades que menosprecian a las asociaciones. ¿Por qué no las escucháis? ¿Por qué las llamáis piratas? Jamás se puede meter en el mismo saco a todo el mundo, porque todos somos diferentes, pues en este caso sucede lo mismo. Se han dado casos, por supuesto, de asociaciones que han jugado a los pasitos, con imágenes de ínfima calidad, que surgían en la semana previa a la salida y que luego desaparecían. Es cierto que aún queda alguna así, pero en su gran mayoría, han conseguido crear un núcleo evangelizador muy férreo. Además, que bajo el amparo de FECO Sevilla, están consiguiendo encauzar su camino. Estamos hablando de grupos humanos, cofrades, religiosos…personas que disfrutan con un paso en la calle, como tú y como yo, pero que ya no son cuatro matados sacando un Cristo en la plaza de los Carros eh, que son colectivos con fundamentos teológicos.

A ver si empezamos a tenerlos en cuenta. ¿Tú dices que hay muchas asociaciones? Yo te diría que no. Si hay tantas asociaciones es porque no llega un párroco que coja a esos grupos e intente integrarlos en la vida parroquial. Es cierto que hay barrios, como San Pablo, donde actualmente residen seis asociaciones civiles, logrando solo una de ellas entrar en la iglesia. A ello hay que sumarle una agrupación parroquial letífica y una hermandad de penitencia. Pero si el párroco no quiere que entre, o mejor dicho, si ningún párroco quiere que entren, y estamos hablando de un barrio grande y con amplio núcleo poblacional, ¿qué van a hacer?

Lo que no hay por dónde cogerlo es que saquen una nueva Asociación de la nada, habiendo ya cinco en el barrio, con unas imágenes cuya calidad prefiero no tratar para no ofender, con el único aliciente de imitar al misterio de la Hermandad de la Esperanza de Triana, y con el único afán de pegar izquierdos con un paso hecho con cartulinas casi y sin importar lo que va arriba. Si les importase lo que va arriba, habrían aparecido hace años, se habrían presentado oficialmente y rendirían un culto decente a su Titular, supuestamente renovado. No que ahora salen de la nada y ponen delante del paso a un caballo blanco de corcho, relinchando, y con un soldado a romano que parece haberse escapado de una fábrica de Matel. Así no, esto no. Y no pidan respeto para jóvenes. Son chavales que querían sacar su propio paso a cualquier precio, y les da igual lo demás. Cuando se cansen, desaparecerán. Y ya ha habido casos, por ejemplo, el Prendimiento de Pío XII.

Hay casos donde la iglesia hace oídos sordos. Hay una necesidad pastoral, no hay una hermandad en el barrio, hay necesidad de atención asistencial en la zona, están haciendo labores formativas y de culto limitadas, pero atendiendo a las necesidades de los asistentes, y aún así, se encuentran con una puerta en las narices. Esto le sucede a Asociaciones como Abnegación de San Bernardo, Salud y Esperanza, Despojado de Campos de Soria o Caridad de los Príncipes. Sinceramente les digo, son las mejores asociaciones que existen en la ciudad de Sevilla. Son un claro ejemplo de humildad, trabajo y sacrificio. Con pocos hermanos, en silencio, y creciendo, y lo peor, manteniéndose en una pandemia. Sin subvenciones ni ayudas. ¿Por qué los señores párrocos no los escuchan? ¿Me van a negar que existe necesidad pastoral en sus barrios? ¿Me van a negar que no son grupos preparados?

En Sevilla Este se dio la oportunidad a la Humildad-la Espiga y a Consuelo y Esperanza, y en nada, en menos de un año, vamos a tener dos nuevas agrupaciones parroquiales en Sevilla. Hay que brindar la oportunidad y luego, si las cosas no se hacen bien, como les sucedió al Amparo o a Clemencia y Fe en la parroquia de las Flores, o hay malo entendidos con los sacerdotes, pues se vuelve a la casilla de salida.

¿Qué tiene que envidiarles las cuatro asociaciones que he comentado anteriormente a una hermandad? ¿Se ha preocupado usted por escucharlos? ¿Sabe usted a cuántas familias dan de comer? ¿Sabe cuántos productos infantiles y litros de leche recogen? ¿Saben cómo han actuado durante la pandemia? ¿Saben cuántas horas mantienen abiertos sus oratorios? ¿Saben cómo de formados están?

¿Por qué en vez de abrir el Twitter y vomitar sobre todas, no te vas una tarde a echar el rato con ellos, los escuchas, y estoy seguro que muy amablemente te van a responder a todas las cuestiones, y saldrán con la mente completamente abierta y renovada? No voy a poner ejemplos, pero si desglosamos los apartados de vida de hermandad, caridad y culto, muchas de estas asociaciones le dan mil vueltas a más de dos y de tres hermandades de la nómina de la Semana Santa, que no solo es que estén rotas por dentro y plagadas de casos conflictivos, sino que además se llevan una subvención cuantiosa del Consejo.

Este fin de semana hemos tenido muchas procesiones. No te quedes solo con el paso que sacan si es peor o mejor. Te aseguro que todos los que has visto este fin de semana, casi en su totalidad, son de gran calidad artística, e incluso mejores que algunos de Semana Santa.

¡Escuchad a las asociaciones, integraros con ella, preguntadles! Porque el problema no lo tienen ellas, lo tienen quien no les guía, quien no les da la oportunidad, quien no les toma en serio. El día que la Iglesia se de cuenta que está muriendo, que hay parroquias de estos barrios con 4 personas de avanzada edad en misa y que las hermandades son un núcleo joven y renovador para aportar vida…entonces, será tarde. Pero claro, es más fácil atacar al débil y no escuchar. Es más fácil criticar. Quedaros con eso, con el caballito blanco de corcho, que yo seguiré quitándome el sombrero por cada familia a la que nuestras Asociaciones ayudan a llegar a fin de mes. Porque eso es ser buen cristiano, ayudar y poner la otra mejilla, y no juzgar, descalificar y cerrar la puerta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s