¡A la Gloria, sevillanos! – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? No sé si os habéis parado a pensarlo, pero hoy es… ¡DOMINGO DE RAMOS!.

¿Dónde estáis? Señores de la Semana Santa íntima. ¿Dónde estáis? Señores enchaquetados que criticabais el año pasado que se montase un paso en un templo. ¿Dónde estáis? Señores de la curia que se negaban a ver un altar de insignias en un templo. ¿Dónde estáis? Locos paranoicos del Covid, negacionistas de la vuelta a la vida, a respirar, a sentir y a sonreír. ¿Dónde estáis? «Haters» de las redes sociales, mentes conspiradoras dedicadas a bombardear la comunidad 3.0 con mensajes críticos hacia las cofradías y hacia la idea de recuperar el culto público externo.

Los vídeos de Youtube…pa ti. Las oraciones en casa…pa ti. Los rezos íntimos en la iglesia…pa ti. «In Nomine Dei» y sus donativos engañosos…pa ti. El silencio de los corderos…pa ti.

¡Señores, hoy es Domingo de Ramos! Todos hemos levantado la persiana, hemos mirado al cielo y hemos esbozado una sonrisa. Puede que no sea tan soleado como queríamos, o sí, pero lo importante es que es Domingo de Ramos, y eso se nota. No me vendan que tuvimos Domingo de Ramos en 2020 y 2021, porque eso no era el Domingo de Ramos de Sevilla. Es que la gente se pone guapa, viste sus mejores galas, las mujeres cambian sus tacones por manoletinas porque la tarde se hace larga, los bares a rebosar, colas en los templos, pegatinas y alfileres en las solapas de los trajes de chaquetas, músicos en el Tussam, nazarenos por las calles, vallas rojas y moquetas granate en la carrera oficial, olor a azahar, a incienso, a cera, a primavera…¡Me pongo nervioso, cofrades, no lo puedo evitar, y con lágrimas en los ojos lo digo: lo hemos conseguido!

¡Lo hemos conseguido, y ahora solo queda disfrutar! ¡Cuánto te he echado de menos, señora que no me deja pasar para cruzar! ¡Cuánto te he echado de menos, nazareno penitente que mueves tu cruz para golpear al de la primera fila! ¡Cuánto te he echado de menos, persona intolerante que golpea a los músicos para pasar a buscar el palio! ¡Cuánto te he echado de menos, niñitos de cachimbas! ¡Cuánto te he echado de menos, servicios públicos de la plaza Nueva y la Encarnación! ¡Cuánto te he echado de menos, bocatas selectos de «Casa Lucas»! ¡Cuánto te he echado de menos, compañero de silla de la Carrera Oficial! ¡Cuánto te he echado de menos, sillita plegable guardada en el trastero! ¡Cuánto te he echado de menos, retraso horario de Hermandad! ¡Cuánto te he echado de menos, «arvellanero», vendedor de kokitos y «tío de los globos! ¡Cuánto te he echado de menos, camarero borde! ¡Cuánto te he echado de menos, novio quejica! ¡Cuánto te he echado de menos, goterón de cera en la chaqueta! ¡Cuánto te he echado de menos, carrito de bebé clavado en la espinilla en plena bulla! ¡Cuánto te he echado de menos, sonido de bambalina! ¡Cuánto te he echado de menos «vivas» a la Virgen! ¡Cuánto te he echado de menos, autobús lleno de gente! ¡Cuánto te he echado de menos, precios abusivos de tiendas! ¡Cuánto te he echado de menos bocadillo tieso de panadería que compras a deshoras! ¡Cuánto te he echado de menos, niño porculero! ¡Cuánto te he echado de menos, señor que se pone a silbar las marchas! ¡Cuánto te he echado de menos, señora que habla por teléfono cuando llega el paso! ¡Cuánto te he echado de menos persona que toca el paso después de la lluvia! ¡Cuánto te he echado de menos programa de mano! ¡Cuánto te he echado de menos, pregunta: ¿tiene caramelo, estampita, cera, medallita, pico, hipoteca…?! ¡Cuánto te he echado de menos, olor a flores! ¡Cuánto te he echado de menos, vallas y aforamientos absurdos de calles! ¡Cuánto te he echado de menos, señora con cestita de mimbre en puerta de aseos de bar del centro! ¡Cuánto te he echado de menos, beso de amor en los Jardines de Murillo al paso de la Candelaria! ¡Cuánto te he echado de menos, Guardia Judía de la Milagrosa, armaos de la Macarena, romanos del Santo Entierro! ¡Cuánto te he echado de menos «yo me entiendo»! ¡Cuánto te he echado de menos, guerra de saetas a la entrada de la Soledad de San Lorenzo! ¡Cuánto te he echado de menos, niños que correteáis por la «rampla» del Salvador! ¡Cuánto te he echado de menos «rubia» fresquita esperando a las Aguas! ¡CUÁNTO TE HE ECHADO DE MENOS SEVILLA!

Me marcho de vacaciones pasionales. Volveré el 24 de abril. Disfruten. Pónganse la mascarilla si lo precisan, pero sobretodo sonrían. Carpe Diem. No discutan. Hemos vuelto, y para quedarnos. ¡A la Gloria, sevillanos, que hoy es Domingo de Ramos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s