Seña inequívoca de que todo empieza

La Anunciación se tiñe de incienso, de morado Jueves Santo, de esencia, de regionalismo y de sobriedad. El besamanos a Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, en el clásico y portentoso altar al que nos tiene acostumbrado la Hermandad del Valle, es señal inequívoca de que la Cuaresma está a la vuelta de la esquina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s