Un beso a la Soledad en San Lorenzo

El final de la precuaresma siempre es sinónimo de besamanos, de reina, a María Santísima de la Soledad en San Lorenzo, previo a sus cultos. Una de las Dolorosas más antiguas de Sevilla extendía su mano a los devotos que se acercaban a contemplarla en la belleza y la intimidad de su capilla. La cruz del paso procesional servía como telón de fondo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s