¿Sacamos a la Virgen del Carmen? – Minion Capillita

¡Hola amig@s! ¿Qué tal? Como hacía tiempo que nadie me atizaba en el capirote, he pensado que voy a opinar sobre otro tema espinoso. Porque yo tengo mono de cofradías y creo que todo es posible con mesura. ¡Suban los cirios al cuadril, que nos vamos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué no? ¿Por qué no hacer que la procesión de la Virgen del Carmen sea un proyecto piloto y ver cómo se suceden los acontecimientos? Desde la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía se ha instado a que no se realicen ferias, romerías ni procesiones, en resumen, actos multitudinarios, durante este verano. Por otra parte, la autoridad eclesiástica competente asegura que es posible la reactivación del culto público, siempre y cuando se guarden las medidas sanitarias oportunas.

Yo, particularmente, soy partidario de que no salga ningún paso a la calle, al menos hasta otoño. Si pensamos fríamente, la cantidad de público que se aglutina en torno a una procesión, y más con el “mono” de cofradías que tenemos los capillitas, es proclive a que se genere una situación incómoda. A todo ello hay que sumarle que es imposible guardar las distancias de seguridad, por no hablar de que si ya nos cruzamos a más de uno y de dos sin mascarilla por la calle, imaginaos viendo una cofradía. ¿Y debajo del paso? Eso ya sería el caos. Entre 30 y 50 hombres, con cuarenta grados fuera y muchos más debajo, rozándose e intercambiando sudores y otros fluidos debajo de las trabajaderas. En resumen, algo incomprensible, ya que es imposible con el esfuerzo físico que supone que los costaleros usen mascarilla.

¿Cuál es mi propuesta? ¡Os la cuento! Mi planteamiento pasar por al celebración de las procesiones fluviales, no terrestres, de las Vírgenes del Carmen del Puente y de Calatrava. Ambas imágenes serían trasladas sin público ni acompañamiento musical hasta el río, y allí comenzaría su travesía por el Guadalquivir. En el caso del Carmen de Calatrava, de las más multitudinarias, sería posible. Si retiramos la banda, y aforamos los bajos del río por las entradas de Barqueta y Pasarela, sería posible limitar el público que transitaría por esa zona, que al fin y al cabo, soporta cualquier tarde de junio a una enorme cantidad de personas paseando, ciclistas y runners, y difícilmente se guardan las distancias de seguridad. E incluso, la procesión fluvial de Calatrava permitiría que público se colocase en los puentes de la Barqueta y la Pasarela, e incluso en los muelles-pasarelas del lado de la Cartuja, permitiendo un mayor aforo, pero siempre limitando la cantidad de público que se sitúe en esa zona y empleando mascarillas para ello.

Podría ser un disparate, pero creo que si estas dos hermandades aún no se han pronunciado puede ser porque se estén planteando servir como proyecto piloto a la hora de realizar protestaciones públicas de fe en esta “nueva normalidad”. Debemos ser responsables, maduros y coherentes, y concienciarnos que no veremos seguramente un paso hasta 2021, o con suerte, hasta “La Lotera”. No obstante, ¿por qué no probar una procesión fluvial, con limitaciones de aforo, mascarillas y distanciamiento social? Es que hasta sería factible limitar el número de personas que portan a la Virgen del Carmen. Si se quiere, se puede.

No es cuestión de que se nos llame irresponsables, sino de buscar una posible alternativa. No se puede sacar un paso a la calle, es lógico. Pero tampoco podemos permitir que se aproveche la tesitura actual para silenciar a las voces católicas y tanto esfuerzo que nos ha costado poder sacar nuestras imágenes a la calle. Una procesión al uso es inviable y una irresponsabilidad, pero una procesión fluvial adaptada (sin cortejo, sin acompañamiento musical y con aforamiento de los bajos del río…), ¿por qué no? ¿Acaso no se están organizando manifestaciones con mascarillas? ¿Acaso no se ven imágenes de veladores de bares sin el aforamiento oportuno? ¡No es la ley del “y yo más” o de ver quién es más irresponsable! Se trata de intentarlo, de hacer una prueba, y si no funciona, al menos lo habremos intentado.

Estamos resignados a no tener procesiones ni besamanos hasta que no haya una vacuna, pero no veo el por qué no a un culto externo de este tipo. Si se toman las medidas, no tiene por qué ser tan disparatado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s