Las bandas, un eslabón más en las campañas electorales – Minion Capillita

¡Hola amig@s! ¿Qué tal? De verdad, miarma. En plena alerta naranja, amarilla, roja y no sé cuántos colores más por “la caló”, ¿no se os ocurre una idea mejor que seguir enrevesando más el panorama cofrade? Si es que las elecciones al final son como una subasta, pujamos y pujamos para engordar el pastel pero al final no sabemos ni lo que estamos “comprando”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un domingo más puedo afirmar que “he venido a hablar de las bandas”. ¿Os gusta, eh? ¡Pero si lo estáis deseando, no mintáis! Os encanta que comparta con vosotros las reflexiones eternas que escondo bajo mi capirote de ruán. Eso sí, el que se acerque a echarme algo en cara se lleva un ciriazo, que este año no lo he usado y lo tengo de punta en blanco.

Un ciriazo. Eso se merecen más de uno y de dos que deciden dar el paso y presentarse a unas elecciones en su hermandad. ¿Cuántas veces se habrá dicho que las elecciones de las hermandades parecen más una campaña electoral que precisamente eso, unos comicios para presidir una entidad religiosa? Pues aún así, parece que no nos enteramos. Parece que no somos conscientes del daño colateral que podemos llegar a ocasionar a terceras personas.

Sin ir más lejos. Esta semana, hemos conocido la noticia de que habrá próximamente (Covid mediante) elecciones en la Hermandad de San Esteban. Rápidamente, la rumorología y las pre-campañas whatsapperas empiezan a correr como la pólvora con frases lapidarias. Leemos comentarios y escuchamos opiniones del tipo de que cierto candidato pretende cambiar la banda del Cristo y volver a traer a Virgen de los Reyes. Una decisión lícita, coherente y respetable.  ¡Exacto! Igual que lo es, si fuese verdad también, que el otro candidato tiene sus miras puestas en la banda de moda; Pasión de Linares. Sí, sí, como lo oyen. Todo hace apuntar a que el colectivo jienense podría tener ya hablado con la Santa Faz de Córdoba una hipotética ruptura de contrato para venir a Sevilla el Martes Santo, ocupando su puesto la Redención de Córdoba. De momento, todo rumores.

Hasta aquí, por desgracia en los últimos años, todo normal. Digo todo normal porque esto de jugar con las bandas como si fuesen cromos del álbum de la Liga ya se ha convertido en un clasicazo. Al principio era el tema de los capataces lo que vendía, pero como resulta ser que cada vez hay más melómanos y pseudo euritos de la música, está claro que lo que vende es lo que vende; la trompeta.

Como decía, y me reitero que todo esto son rumores y no se ha pronunciado nadie de la hermandad al respecto, de producirse este hecho, estaríamos viviendo la segunda parte de la película que empezó en San Bernardo hace unos meses. Arahal VS Presentación. Parece un combate de XBox, pero no, es que era una realidad. Es que era vergonzoso leer comentarios en redes sociales de seguidores de una y otra banda lanzándose golpes bajos con la intención de dejar al oponente en KO técnico. No obstante, y de forma notoria, el candidato continuísta triunfó en aquellas elecciones y Presentación continuó tras el Señor de la Salud el Miércoles Santo.

Ahora bien, volvemos a la Puerta de Carmona. ¿Qué pasa si finalmente, gane quien gane, decide cambiar a la banda del misterio? Aparentemente (según rumores), estaríamos hablando de un planteamiento a favor de recuperar lo que triunfó en San Esteban, Virgen de los Reyes, frente a la idea de traer a la banda que más está dando que hablar en Andalucía, Pasión de Linares. En este último caso, sería una apuesta con miras a popularizar la hermandad fuera de las fronteras hispalenses, pues con tres contratos en la capital andaluza, Pasión de Linares haría su particular gira en la Semana Santa de Sevilla (entiéndase esta expresión sin ánimo de ofender). Estamos hablando de nuevo de una lucha entre Virgen de los Reyes, la música del Señor de la Salud y Buen Viaje durante años, frente a Pasión de Linares, una banda que suena muy bien y que gana peso. ¿Segunda parte de Ómnium Sanctorum en plena Puerta Carmona?

Pero como en toda batalla o relación amorosa, siempre hay terceras personas que se ven damnificadas. Si solo una mínima parte de los rumores que corren fuesen ciertos, ¿alguien se ha parado a pensar en lo que deben sentir los músicos de la Redención? Se recurrió a esta banda cuando se dejó de confiar en Virgen de los Reyes y desde entonces han estado al pie del cañón dejándose la piel cada Martes Santo. No importaban nuevos horarios, dignos más de La Pollinica de Málaga que de San Esteban, impuestos por el Consejo. No importaban los cambios de junta o de recorrido. Ahí estaba Redención, poniendo su banda al servicio de cada acto de la hermandad. Si todo esto fuese verdad, y ante la salida del actual hermano mayor, ¿qué futuro incierto le aguarda a Redención?

Pero, ¡pararse ahí! Ahora viene lo mejor. San Esteban lleva ya años con una agrupación musical muy decente, por no decir que muy valorada fuera de Sevilla, en su cruz de guía. De hecho, creo que Santa Cecilia no es banda para cruz de guía, pero sin embargo, ahí están, tocando aunque sean pocas horas y ganándose un hueco en nuestra Semana Santa. ¿Qué pensarían ahora todos esos músicos de esta gran familia si ven que le adelantan por la izquierda otras bandas y a ellos ni siquiera los tienen en cuenta para acompañar al Señor? Me refiero, que al menos los metan en el círculo de hipotéticas negociaciones. Sería duro, muy duro, para Santa Cecilia. A mí me daría pena perder a dos grandes bandas, y descartar una tercera, de nuestra ciudad, que trabajan de sobresaliente, para recurrir a lo que últimamente recurren todos.

Y como esto todo. Ahora la moda son las bandas y poner nombres en la mesa, pues eso es lo que hacen las hermandades. Eso sumado a que cada vez hay más “personajes peculiares” dirigiendo los designios de éstas, hacen que las negociaciones sean cada vez más desleales y “malas”, sin importar las consecuencias que tengan. Da igual si es volver a poner el misterio, traer a un capataz al que echamos de malas formas hace X años o meter a una banda concreta detrás del paso. El caso es buscar el más mínimo ápice para que hablen de mi candidatura.

Confío en que San Esteban, hablo de ellos porque son el tema que compete, aunque hay cada elecciones que vaya…sepa muy bien determinar su camino y no cometa los errores que años atrás la llevaron a un comisariado. Yo no sé qué banda sonará en la Puerta Carmona, y más cuando todo son rumores, pero como bien saben, “cuando el río suena…”

Pues eso, que suene la música, esa maravilla que exorna auditivamente nuestra Semana Santa a costa de jóvenes que se dejan la piel los 365 días del año para que luego un grupo de engominados lo tiren todo por tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s