¡Basta ya de frikismos! – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? ¿Tenéis el móvil preparado? ¿Habéis visto la última foto? ¡Quillo hazme retweet! ¡Toma ya, 14 seguidores más en un día!

Y podría seguir diciendo frases y frases tópicas una tras otra y no me cansaría. Qué hartito estoy, y me consta que muchos de vosotros, también. Ya está bien de lo que se está convirtiendo el mundo cofrade. Pero, ¿quién ha sido el detonante de todo esto? ¿A dónde vamos a llegar? ¿Por qué estáis haciendo esto con las cofradías? ¿Es porque vende? ¿Es porque en el mundillo os creéis alguien para lavar vuestra autoestima?

Estoy muy quemado de ciertas cosas. Es una vergüenza que se estén perdiendo tradiciones tan hermosas como el nerviosismo, propio de una noche de 5 de enero, en la víspera de que la Esperanza Macarena esté en besamanos. En la Macarena, esa hermandad que últimamente está siendo noticia por cosas dispares, vuelva a cundir la anarquía y se vuelve a hacer lo que da la gana. Ahora, sin control de ningún tipo, un sujeto filtra fotografías por las redes sociales, esto se hace viral, y en cuestión de minutos, a las 1 de la mañana, toda Sevilla ya ha visto a la Esperanza.

Con lo bonito que era levantarte por la mañana y meterte corriendo en el Twitter a buscar dichas fotos y ver cómo habían dispuesto a la Madre de Dios. ¡Qué pena! Pero la culpa no es de los frikis, chismosos y periodistas frustrados, la culpa es de la Hermandad y solo de la Hermandad. Se quejaba el señor Fernández Cabrero de que estaba harto de que hablasen de su hermandad por cuestiones como Queipo de Llano, pero ahora no le da vergüenza que en un mes se esté hablando de la Macarena por sus desafortunadas declaraciones (en las que se echó a toda la Sevilla Cofrade encima); por sus limosneros, para mí cajeros automáticos, dispuestos en toda la Basílica; por sus filtraciones intencionadas desde comunicación a las 3 de la madrugada y por un sin fin de cosas más. Este Minion nunca dirá si es hermano o no de la Macarena, pero que ama a la Madre de Dios por encima de todas las cosas, como tú, eso sí que lo digo a boca llena.

Me avergüenza tanto ver cómo los besamanos y veneraciones se han convertido en patios de recreo…patio de recreo porque cada vez son más los niños que juegan con cámaras de fotografía y vídeo a creerse reporteros de Andalucía Directo, y reclamando unos derechos con soberbia que ni tienen ni pueden exigir. Pero no solo es un recreo de colegio, sino también de un centro especial. Porque no solo son chavales los que hacen esto, que esos están hasta casi más justificados, que los señores que tienen más canas que Papá Noel y se creen con sus Canon que son fotógrafos de medios internacionales, y después, van a parar a un blog que no leen ni los hebreos. Eso por no hablar de los treinteañeros y cuarentones que juegan a ser periodistas, en vez de buscarse la vida dignamente.

Y yo me lo pregunto. ¿De verdad se piensan que las cofradías son un trabajo? ¿Os pensáis que tener una web ya os hace ser medio de comunicación? ¿Os pensáis cuando estáis echando fotos a una imagen que estáis trabajando y que por ello la Hermandad debe estar a vuestra merced? ¿Por tener un blog o web (si pagas el dominio) Por favor. Y luego yo añado a este grupo un subgrupo, los “ofendiditos”, que no ponen la firma a las fotos y luego lloran por redes si les tomas una foto suya de Internet. ¡Qué pena!

Luego te ves a gente con perfiles anónimos criticando a las vírgenes por cómo están vestidas, a la hermandad por la organización o a otros cofrades por su actitud o expresar sus sentimientos. Quizás los perfiles anónimos de redes, sobretodo Twitter, sean el cáncer más nocivo que existe en las cofradías.

¿Y qué hacemos con los que se compran un micrófono en el Alcampo y se ponen a jugar a ser periodistas delante de la cámara de la primera comunión en la Basílica o en la capilla de los Marineros? Yo me quedo asombrado, porque nadie cuestiona otros campos, pero parece que en las cofradías el periodismo no existe y cualquiera se cree informador. Estoy, estamos, cansados de tanta rapidez por subir las cosas, sin contrastar, y basándose en el sensacionalismo.

Y un año más, era raro que no pasase, el único programa de la televisión otra vez hablando de la Macarena, de quién hizo a la Macarena y de mil cosas más. Cualquier día bajan los propios angelitos del cielo y le dicen que la hicieron ellos, porque es ya agotador ver como el periodismo cofrade de esta ciudad no es que no evoluciones, es que cada vez está peor lleno de estigmas, clásicos y sin avanzar. Estamos estancados en frases del tipo “¡la Macarena respira!”, “¡el cierre perimetral se acaba porque ha intercedido la Esperanza!”, “los cofrades sabemos esperar” o “se suspenden las procesiones, pero no la Semana Santa”.

Oye, qué pena la de eruditos musicales, meteorólogos, artísticos y teólogos que se ha perdido esta ciudad. La Macarena o la Esperanza de Triana están y estarán aunque tú no vayas a hacerle fotos con tu móvil. El año que viene os invito a desactivar las redes la noche previa a las Esperanzas, así les cortamos el chiringuito a estos que intentan destruir nuestra Semana Santa, los frikis cofrades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s