Si Él no puede… – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? Sevilla siempre me sorprende. Y en esta ocasión, nos os diré que para mal, sino para bien. Porque lo que en la Tierra no somos capaces de resolver, lo divino es capaz de ordenarlo.

Ha tenido que salir Dios a las calles para poner orden. Ha tenido que salir Dios a las calles para que el pueblo se calle. Muchos dicen que en lugar de llenar las calles para ver al Gran Poder deberíamos salir a la calle en masa a manifestarnos por la subida abusiva del precio de la luz. Pero yo creo, con el corazón en la mano, que son cuestiones muy distintas.

Cuando ves que todo te supera, que no eres capaz de ver el optimismo y que todo se te cae encima, necesitas algo más que la ayuda del de al lado. Quizás son dos segundos, tres o con suerte cuatro los que tarda el Señor en pasarte por tu vera, pero en ese breve espacio de tiempo le cuentas todo…todo lo que te inquieta o necesitas.

Es increíble, pero ha tenido que salir el Gran Poder a la calle para que vuelvas a reencontrarte con ese amigo, conocido o familiar al que no le hablabas. Ha tenido que salir el Gran Poder a la calle para que dejes de ver al de al lado como inferior, y mirarlo por encima del hombro, y ver que ahora lo llevas delante en las andas y te agarras a su hombro para caminar. Porque debajo de Él, todos somos iguales. Ha tenido que salir el Gran Poder a la calle para que la ciudad se ponga en orden. Para que la polución del descontrol, las malas formas y los hábitos que se estaban implantando en las redes sociales de faltar al respeto a todo el mundo, sean apaciguados con fotos y comentarios llenos de amor a Dios. Ha tenido que salir el Gran Poder a la calle para que los móviles se bajen (aunque aún queden algunos arriba) y mires a los ojos a Dios.

Ha tenido que salir el Gran Poder a la calle para que cruces la frontera de los Arcos y te adentres por primera vez en los Tres Barrios. Ha tenido que salir el Gran Poder para que dejes de ver a los vecinos de los Pajaritos o las Candelarias como «chusma» y los veas como gente con un corazón enorme. Ha tenido que salir el Gran Poder para hacerte ver la realidad y cambiar tus prejuicios. Ha tenido que salir el Gran Poder para poder ver que a su paso todos somos iguales. Es cierto que la realidad costará cambiarla, y que el día después de su llegada a la Blanca Paloma hubo una trifulca en el barrio, pero ahora todos lo vemos como algo cercano, y no como algo que no nos compete.

Ha tenido que salir el Gran Poder para que los medios y los políticos se metan en esos barrios y dejen de hablar de ellos solo en períodos electorales, haciendo promesas vacías y carentes de todo sentimentalismo.

Ha tenido que salir el Gran Poder para enseñarte que tu traje de chaqueta no vale nada. Que valen más las vestimentas humildes y pasionistas de las mujeres de esos barrios. Ha tenido que salir el Gran Poder para hacerte ver que Dios existe, que te tienes que quitar la venda de los ojos y que si en el cielo se dibuja su silueta, es porque Dios habita entre nosotros.

Ha tenido que salir el Gran Poder para que muchos se retraten. Buscaban mofarse de quienes tienden sus ropas en los balcones. Pero claro, lo que no saben es que ellos son los que se retratan. Ahí está la pureza, en los barrios, no en el centro. Porque esa es la vida, y eso es Sevilla. Y quien busca reírse de lo que no hay que reírse solo demuestra ser inmaduro, indecente y mal cristiano. Puedes borrar un tweet, pero lo que nunca podrás borrar es tu falta de humanidad.

Sevilla lo sabe, y podemos sentirnos de ser afortunados. Lo que Él no pueda conseguir, no lo conseguirá nadie. Su misión es salvar este mundo, y su nombre es Gran Poder.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s