Sobráis – Minion Capillita

Hola amig@s! ¿Qué tal? Sinceramente, si algo me apena en esta nueva normalidad es que todo se recupera, y cuando digo todo, me refiero también a las malas formas y a los chuflas varios.

Cada vez me preocupa más la evolución que está cobrando la sociedad en los últimos años, e incluso diría, en los últimos tiempos. Nos hemos convertido en una sociedad agresiva, de malas formas, que nos creemos siempre con la verdad absoluta y que no dejamos que nada ni nadie nos rechiste o corrija.

El otro día lo pensaba. ¿Os imagináis cómo será la Semana Santa? Cuando la gente, que se va a echar en masa a la calle, te conteste de malas formas «por aquí no pasas», «no te dejo pasar», «quítate de ahí» o «no me da la gana». Si ya de por sí hay chuflas en las cofradías que se ponen delante de los que llevan horas esperando, sin importarles nada y encima contestando de malas formas, imagina también los chuflas que se creen dueños de la calle y que se apoderan de una parcela y es que no te dejan pasar. A mí me parece genial que esté allí, y de hecho nadie debe quitarle su sitio, pero usted debe dejar pasar, no se puede obstaculizar.

Y el Consejo tiene un papel fundamental para evitar que otros chuflas, los que juegan a ser «periodistas», se crean con poder. Del Consejo depende no repartir esta Semana Santa acreditaciones a diestro y siniestro, aunque viendo la política que se sigue en el departamento de comunicación, cualquiera que tenga un blog va al grupo de comunicación, y por ende, se trata como periodista y medio de comunicación. Una ofensa garrafal a las cofradías, a los profesionales del gremio y al público en general.

Ya es que cualquier niñito con una cámara, de fotos o de vídeo, se pone delante de un paso, con un micrófono que se ha comprado en Amazon y el traje que le ha hecho a medida papá en El Corte Inglés, y se planta delante de un paso o de unas andas y asegura que está informando, o peor, que está trabajando.

Las hermandades deben adoptar una política de accesibilidad, y muchas veces hemos comentado que sobran las malas formas de ciertos diputados mayores de gobierno o fiscales de paso, por no hablar de determinados policías nacionales que vienen de Despeñaperros para arriba. Pero eso es una cosa y otra es faltar al respeto. Y es que si usted se pone a estorbar en el andar de una cofradía, usted está estorbando. Ni es medio de comunicación ni es nadie.

¿Os imagináis que todos nos pusiésemos con un móvil a hacer un directo de Twitter, Instagram o Youtube delante del paso? ¿Dónde está el filtro? ¿Dónde está el límite? Antes había 5 fotógrafo, ahora hay 500 y muchos maleducados. «Niñatos», porque no tienen otro nombre, que van con mochilas, de espaldas al paso, molestando a los acólitos, hablando, faltando al respeto y echando 800 fotos. Si esto no se controla y no hay nadie que restrinja el tiempo que un «fotógrafo» puede estar delante de un paso, esto se convierte al final en el tren de la bruja. Se pierde el sentido de intimismo y religiosidad de las cofradías.

A mí los maleducados me sobran de la sociedad, pero del mundo cofrade aún más. No quiero ni a pseudoperiodistas, ni a aprovechados ni a arrendadores de losetas. Quiero una Semana Santa para todos y donde impere el respeto. Ojalá me equivoque, pero veremos a ver cuántas peleas vemos o escuchamos este año.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s