La normativa de la Archidiócesis que regulará las procesiones

Se flexibiliza un poco la situación.
Foto: Wikipedia

Hoy viernes, la Archidiócesis de Sevilla ha dado a conocer la normativa a seguir ahora que ha pasado un tiempo prudencial desde el levantamiento del estado de alarma. Siguiendo las recomendaciones de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española y la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, se ha dispuesto que se elimine la dispensa de la asistencia a la misa dominical y demás fiestas de precepto.

De igual modo, será el párroco el encargado de establecer las medidas concretas que garanticen el distanciamiento interpersonal y las medidas de seguridad sanitaria. Las pilas bautismales seguirán vacías, utilizándose para el bautismo un recipiente al que no retorne el agua utilizada. Tampoco se permitirá el contacto físico directo con las imágenes sagradas.

El número de acólitos y lectores quedará reducido al mínimo indispensable, debiendo guardarse las medidas sanitarias oportunas entre ellos. El cáliz, la patena y los copones estarán cubiertos con la “palia” durante la plegaria. Se obviará el saludo de la paz con contacto físico y la respuesta al recibir la comunión será de forma colectiva, distribuyéndose el Cuerpo de Cristo en silencio y en la mano. El resto de sacramentos se llevarán a cabo siguiendo las medidas de seguridad establecidas.

Con respecto a los funerales, el aforo máximo permitido se ajustará a la normativa en vigor emitida por la autoridad civil. En cuanto a los actos religiosos en la vía pública, deberá la autoridad municipal competente autorizar o no dicho acto ajustándose a las medidas organizativas y de protección dictaminadas por ésta.

También se deberá contar con el consentimiento del vicario episcopal de la zona, y, en caso de que se trate de cultos externos extraordinarios de hermandades y cofradías u otras asociaciones de fieles, del delegado episcopal para los asuntos jurídicos de las hermandades y cofradías. Tal y como recoge el documento: “No obstante, con el consentimiento del párroco y en su caso del director espiritual, se permite el traslado de aquellos cultos internos contemplados en las reglas aprobadas por la autoridad eclesiástica a otra fecha más oportuna dentro del año en curso”.

Por último, todo lo referente a reuniones, catequesis y atención en las oficinas parroquiales se seguirá realizando, pero guardando la distancia y las medidas de higiene que eviten aglomeraciones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s